domingo 24/10/21

Editorial | Imprescindible recuento de las víctimas

La literatura y el cine han forjado ese lema sobre que no se puede dejar a nadie abandonado detrás. Una sociedad sólo es justa y democrática si hace un hueco a todos y cada uno de sus ciudadanos. Supone un insulto en cualquier sitio o circunstancia el aceptar o tapar una mentira, porque incluye unos daños colaterales que no deben despreciarse. Las maquiavélicas andanzas de este Gobierno para manipular el recuento de las víctimas mortales son despreciables. Pero, visto lo visto, parece que no tiene sentido pedir dimisiones en un Ejecutivo capaz de tirar hacia adelante pase lo que pase. La única esperanza que queda en las familias de esas decenas de miles de víctimas maltratadas es que la Justicia haga su labor con honestidad y castigue a los responsables de todo lo que estamos presenciando. Y con cuentas creíbles.

Editorial | Imprescindible recuento de las víctimas
Comentarios