domingo. 25.09.2022

Editorial | Varapalo a cuencas históricas que exige una reacción eficaz para poder paliarlo

El Ministerio para la Transición Ecológica confirmó ayer las peores sospechas y dejó fuera del reparto de los futuros planes a municipios de cuencas históricas del carbón como son Cistierna, Sabero, San Emiliano, Valdepiélago, Valderrueda, Valdesamario, Vegacervera y Villagatón. Las alertas reiteradas y los avisos lanzados desde estos municipios y desde diferentes instituciones y entidades no han dado frutos. Los ayuntamientos que perdieron la minería del carbón antes de 2018 no participarán en las acciones para reactivación de las comarcas de la minería energética que se pondrá en marcha en el futuro. El varapalo es muy duro y especialmente injusto en territorios como Cistierna y Sabero, que fueron los primeros en sufrir el cierre de sus minas y tras el paso de muchos años siguen aguardando que se cumplan unos compromisos de reconversión que nunca se han hecho realidad.

Queda una esperanza que se convierte desde ya en un reto. El propio Ministerio que rige ahora el sector de la energía no cierra totalmente la puerta a que se habiliten otras fuentes de financiación. En todo caso la injusticia se mantiene porque se aparta a estos ayuntamientos del reparto de la mesa principal y se les auguran unas miguitas sin ningún dato concreto. Por ello, la movilización desde la provincia y especialmente desde sus instituciones y partidos políticos puede ser definitiva para que ese plan B se haga efectivo. En una situación como ésta, la inacción y el silencio sólo convertirán en definitivos esos planes puestos en marcha y en cómplices a los que tuvieron la oportunidad de alterarlos y no lo hicieron.

Los partidos políticos siempre tienen caminos de actuación y la posibilidad de ser constructivos y avanzar de la mano. Los resultados de esta fórmula de actuación tan escasamente utilizada son evidentes. Hoy se hará real a nivel autonómico con la firma del pacto para la reconstrucción de Castilla y León. En esa reactivación merece un espacio importante la situación de las provincias que viven una especial crisis con el final del carbón. Cuando PSOE y PP trabajan de verdad, como partidos de Estado, tienen un gran poder para hacer cosas beneficiosas para la sociedad. En el carbón deberían evitar que se haya dicho la última palabra. Nos jugamos demasiado.

,Texto

+Texto

GTexto

Editorial | Varapalo a cuencas históricas que exige una reacción eficaz para poder...
Comentarios