miércoles 19/5/21

Un año normal

Érase una vez una palabra que nada significaba. Se creó para engañar, para decir algo cuando no hay nada que decir, para describir lo que no existe, lo que muta, todo aquello que cambia de rostro según quien la pronuncie, una forma de escondernos de la realidad, de la de verdad, no de la que se aparece en el hemisferio de los que viven en la órbita de la fortuna. Quien la creó sólo pensaba en singularizarse del resto, en crear una muralla, una frontera, una brecha con la que permanecer ensimismado y evitar todas las posibilidades en las que puede caer la ficha que nos reparten cuando llegamos a este mundo. Es esta una palabra sin la que no podríamos hablar, o al menos no de la manera que lo hacemos, una palabra que tiene tantos sentidos como personas la usan, una que deberíamos obviar si tuviéramos la capacidad de mirar fuera de nosotros mismos. Es la palabra preferida de los que creen en el relativismo, de cuantos defienden que lo que vale para unos es inútil en la conciencia de otro. Es la palabra que más nos separa, la que define el lugar que ocupamos en el pequeño mundo de la identidad, de lo accesorio, por tanto. Es normal que los hombres mueran, pero no a este lado del Edén. La norma es que la mayoría pase hambre y frío, pero la norma dicta que en esta esquina del mundo ambas palabras no sean más que una eventualidad pasajera.

Érase una vez un año normal en la historia del mundo, un año en el que la naturaleza siguió su curso ajena a las cuitas de la historia, ignorante de las pequeñas anécdotas con las que la humanidad se entretiene en su fugaz comparecencia. Algunos comenzaron a desear un año normal, como si en algún lugar del planeta existiera algo semejante.

Érase una vez una enfermedad y un grupo de hombres que pensó que aquello era demasiado discordante en su derecho a una existencia normal, como si lo normal significara algo, como si la norma de la vida fuera la suerte, la salud, la fortuna y la felicidad. La pregunta es si hay moralidad en lo normal.

Un año normal
Comentarios