jueves 19/5/22

Editorial | Un mandato con el reto de aprovechar los fondos sin olvidar las promesas

El equipo de gobierno formado entre PP y Vox en Castilla y León arranca mandato con un millonario plan anticrisis que, a través de 20 ejes, recoge un programa de rebajas fiscales, atención al medio rural, medidas sociales, flexibilización de la PAC, apoyo a las empresas, recualificación de trabajadores en los sectores estratégicos, apuesta por las energías renovables, impulso de la I+D y la ciberseguridad, préstamos blandos para las empresas en dificultades,... Un conjunto de 75 medidas con las que, según explicó el presidente Fernández Mañueco, los ciudadanos de la Comunidad «tienen derecho a mirar al futuro con optimismo».

León se suma a este deseo de avanzar, que tanto desde el Gobierno central como desde la Junta y las administraciones locales tiene la vista puesta en la urgencia de articular los mecanismos que permitan a un tejido de pymes y a una estructura productiva atomizada, dispersa y no siempre bien informada acceder con solvencia a los millonarios fondos de recuperación europeos. El asesoramiento para captar esta financiación Next Generation es uno de los objetivos prioritarios marcados por el nuevo gobierno autonómico, que exige también capacidad para reprogramar las ayudas y orientarlas a las prioridades y los sectores estratégicos locales.

Toda una programación general que tiene que traducirse en beneficios bien repartidos territorialmente, y a cuyo justo acceso y reparto tienen que estar muy atentas las administraciones locales.

Pero no todo se basa en ese derecho al optimismo y esas ambiciones de futuro. León tiene una larga lista de deberes pendientes en los despachos de las diez consejerías que forman el gobierno recién formado. Ahí están demandas ya históricas por el tiempo que se llevan esperando, como la ampliación del Parque Tecnológico o del polígono industrial de Villadangos, una vía de alta capacidad entre León y Braganza, los regadíos pendientes, la flexibilización de la PAC (que se muestra más acuciante con la guerra de Ucrania), la ampliación de la UCI y el servicio de urgencias del Caule, la reforma de la atención primaria, el conservatorio, el proyecto de Cubillos del Sil, los planes rectores de los espacios naturales,... La lista es larga. La provincia espera respuestas y, sobre todo, realidades palpables.

Editorial | Un mandato con el reto de aprovechar los fondos sin olvidar las promesas