lunes 24/1/22

La virgen y el cristo

Jamás le pagará el periodismo la determinación que da pie a convertir el grupo octavo de Tercera en sala de estar de la sagrada familia, cuando Judea tributaba a Roma con la misma sensación que León a Boecillo; tampoco, la deuda que empeñó en dos de las tres últimas mayorías absolutas en la Diputación, decididas por la suerte del reparto proporcional clave del partido judicial de León, imposible sin la saca de votos nominales, por ser él quién es, en los pueblos del Camino. Eran los tiempos en los que en el imperio de Pano no se ponía el sol, pero atardecía. Qué campaña aquella de las paredes untadas de carteles azules en la avenida de la Aviación y la fachada de enfrente rebanada con el mismo careto bajo el membrete de la Unión del Pueblo Leonés, aunque de cuatro años atrás. Creyeron que la ecuación acertada en cada convocatoria electoral se resolvía por sumar alcaldes, y lo único que cambiaron fue la lista de ayuntamientos con preferencia en la ventanilla de reclamaciones. El trasfondo político se significa ahora por el retorno, por la cantidad de ediles que regresan al redil; y no, no caben en esta teoría las compañías que se procura el senador de Almanza para pasear del brazo, mientras avanzan las manifestaciones por Gran Vía de San Marcos y el gentío vomita contra la transición energética en León. De lo poco que se dejan leer los políticos leoneses, no puede haber más de tres en condiciones de dar cobertura moral e intelectual a una moción por la autonomía leonesa en el Palacio de los Guzmanes; uno, acabó con la lírica que confunde a los que se atreven a sembrar sin tempero; otro, se cortará la mano antes de joder a Tudanca (sic). El tercero tricotea papeletas. Lo de David Alcalde es el Zapatero Presidente de la Valdoncina, pero sin frustraciones entre el electorado, que lleva dos décadas con el mismo caballo. Las campañas de las municipales en Valverde siempre parten con dos certezas: el nombre del alcalde y los concejales que le faltarán para el pleno al trece; sólo cuatro en la última convocatoria. Hay karmas que no pueden pasar de largo para quien tomó parte del acta fundacional del leonesismo y le dieron tres veces con la puerta en las narices al ir a reclamar el acta de diputado. Antes,si llegara ese momento, ya se habrá encargado alguien de montar en La Virgen la de dios es cristo.

La virgen y el cristo
Comentarios