martes. 28.06.2022

El mal buenismo

Impactante por insólita y dura. Despiadada como la vida misma. Una osa lucha con un oso para defender a su cría. La normalidad del instinto de la supervivencia en un viral vídeo que por lo visto muchos lectores no pueden soportar. Hipersensibilidad que detesta contemplar el sufrimiento animal, en el cuestionable buenismo que nos invade.

Una ternura hipócrita en los más jóvenes, e inexplicable en los que ya tenemos una edad. Nosotros, que devoramos en familia aquellos programas de Félix Rodríguez de la Fuente en los que la selección natural solía ofrecer al menos una captura y merendola del ejemplar más débil por capítulo. Y en el cada inicio mostraba al águila imponente atrapando con sus garras una cabra montés a la que despeñaba sin contemplaciones. Aprendimos así los de asfalto lo que saben los que saben, que el fuerte se cepilla al débil por evolución, y que no hay en esta lucha por la supervivencia aturdimiento de matadero.

Incluso, envueltos en la nostalgia, hubo quien durante mucho tiempo presumió de ser asiduo de «los documentales de la 2» en las sobremesas, para huir del estigma de moquear con las invasoras telenovelas sudamericanas. Documentales con los que se hacía digestión y siesta al ritmo de las mandíbulas con las que los leoneses desmembraban gacelas en primer plano, algo de lo que entonces todo espíritu refinado hacía alarde para huir de la ordinariez de los culebrones, fíjate.

Es obvio que las sensibilidades han cambiado. Hace años que defiendo una revisión del espectáculo taurino, en un punto de inflexión que confío y deseo que comanden los muchísimos jóvenes que vemos participar en las ferias del retorno. En sus manos está el futuro de la Fiesta.

Tan obvio como el cinismo de parte de una joven generación que contempla con estremecimiento dispar el horror de las guerras y los ataques terroristas, el absurdo de las infinitas muertes en las pateras, la miseria de los inmigrantes hacinados en sus portales de al lado, los atroces ataques a los más vulnerables, el bulling en sus escuelas,... Una generación que aprende tecnología con juegos de mata bien y no mires a quien. ¿Y sufren con la lucha por la supervivencia de un animal?

Más allá, mensaje para esta jungla humana más atroz que todas las animales, porque sus objetivos son más mezquinos. No acepto lecciones. Cuando sepas cómo tratar a las personas, puedes intentar adoctrinarme sobre cómo tratar a los animales. Mientras, chitón y humildad.

El mal buenismo
Comentarios