sábado 23/10/21

Las penas con trigo

Navegando por los mares de mieses que ahora son solo rastrojo con marallos de paja como rastros de novia maragata o paja enrollada en cilindrones que cagan hoy unas empacadoras extranjeras gigantes que solo saben de dos colores, verde o amarillo, y tienen aire acondicionado, tocata estéreo y federífico; rastrojeras codorniceras en las que el pasado domingo no hubo la habitual ensalada de tiros al levantarse la media veda. Codornices, pocas, «y mientras no las deis tres o más años de tregua absoluta, acabaréis viendo no más de una docena con cien mil escopetas a repartir sus plumas», apuntó Ginio Mucientes, octogenario vallisoletano terracampino y muy escopetero él ya de cuna con su larga adolescencia haciendo solo de perro; ¡lo que no sabrá!...

La cosecha de cereal este año ha sido excepcional, de récord, la segunda mayor en los últimos 35 años en esta comunidad, aunque tiene su paradoja que España haya de seguir importando grano (por estar empanizaos, diría Porfirio). Podría decirse que este cosechón aliviará un poco tanto revés como está sembrando en el campo esta peste del virus (el grano que entra por los lechazos que no salen... o las penas con trigo son menos), pero la FAO informa que la cosecha mundial de cereales será en 2020 histórica también y eso significa baile de precios a la baja, con lo que un granero colmado concluye en pérdidas, vayapordiós, Ginio. Las desgracias no vienen solas, lamenta el labriego y las teme el viñador mirando también a una cosecha próxima sin brazos que vengan a las cepas, aunque como apunta un rebote en redes, «¿Al final podremos escolarizar a los niños o los vamos apuntando a la vendimia?».

¿Tiempo de pestes? Antes, más. Pero hay quien profetiza que si vino una plaga, aún faltan ocho para la maldición bíblica que merecemos por infieles a una verdad: «Dios es más grande que este virus». Lo dijo con voz de púlpito en Ritchmond un obispo evangelista antipandemia, llenó cada día su iglesia, pilló el bicho y murió en abril (y al ser algo rico, su pena con trigo fue menos).

Las penas con trigo
Comentarios