miércoles 21/10/20

Los ecos del 16-F resuenan en el hemiciclo

Los ecos de la movilización leonesa del 16-F resonaron ayer en el pleno de las Cortes de Castilla y León, donde el procurador de la UPL, Luis Mariano Santos, preguntaba al presidente de la Junta sobre las mociones que vienen aprobándose a favor de la autonomía de la Región Leonesa.

En principio, Alfonso Fernández Mañueco se atuvo a lo manifestado en ocasiones precedentes, expresando su máximo respeto político y a la vez su absoluta discrepancia ante una opción que «no es buena ni para León ni para esta comunidad autónoma ni para España». Pero eso solo fue el preámbulo de un vibrante toma y daca en el que Luis Mariano Santos y Fernández Mañueco cruzaron todo tipo de reproches y alguna que otra gruesa descalificación.

«No vuelva a mandar emisarios a amenazar a los concejales», espetó el leonesista en alusión a la pasada visita a Boñar del secretario autonómico del PP, Francisco Vázquez, presente en el hemiciclo en su condición de vicepresidente primero de la Cámara. El procurador exhibió luego sendas fotos de la manifestación de 1984 junto y de la del pasado domingo. «En el 84 sujetaban la pancarta, el domingo estaban escondidos entre la gente», comentó, sin olvidarse de recordar el apoyo de los concejales del PP, el PSOE y Cs a la moción de Riaño.

Mañueco tampoco se mordió la lengua. «Es usted de este tipo de políticos nacionalistas que no hacen falta en esta tierra y en este país». Y puso como contrapunto el «no hay tempero» con el que Matías Llorente justificó que la moción no haya sido tramitada en la Diputación provincial. «No se atribuya la representación de todos los leoneses, usted es únicamente uno de sus 13 procuradores», le recordó Mañueco.

El encontronazo entre Santos y Mañueco contrastó con el anodino cruce dialéctico al que dio lugar la pregunta del portavoz socialista, Luis Tudanca, quién afeó al presidente unas recientes declaraciones en las que calificaba de «oportunidad» la de los jóvenes que abandonan Castilla y León en busca precisamente de las oportunidades que aquí no encuentran.

Aunque para verdadero contraste, la pregunta-compadreo de la portavoz de Ciudadanos, Ana Carlota Amigo, referida ayer a las políticas que propone «el gobierno Iglesias-Sánchez». De paso, Amigo pidió a Mañueco que tome la iniciativa para solicitar una reunión de la Conferencia de Presidentes, petición, como no, inmediatamente aceptada por el presidente de la Junta.

De creer al consejero de Medio Ambiente, no ha habido nada truculento en el caso de la enajenación y/o venta de centenares de vehículos adscritos a la consejería. Según Suárez-Quiñones, todo se ha atenido a la más estricta legalidad y así lo demostrará en la comparecencia parlamentaria solicitada al efecto.

«Es una pregunta torticera, indocta y malintencionada». Así contestó la consejera de Sanidad, Verónica Casado, al portavoz de Podemos, Pablo Fernández, quien preguntó literalmente si la consejería tenía previsto «enseñar a conducir ambulancias y pilotar helicópteros» a los habitantes del medio rural. La consejera no se tomó a bien la ironía de Fernández, inspirada en los cursos sobre primeros auxilios ofertados por la Junta en poblaciones con problemas de cobertura sanitaria.

Los ecos del 16-F resuenan en el hemiciclo
Comentarios