domingo. 25.09.2022

De la felicidá ya outras alcordanzas

David Fernández Villarroel vien de publicar un artículu que tien por títulu las dúas palabras primeras conas que’l poeta Horacio destacaba la felicidá del que vive nos pueblos, bien separtáu de la ciudá. «Beatus ille»: ¡Feliz el que l.luenxe de los negocios urbanos yía quien a disfrutar de la guapura de la naturaleza ya de los l.labores agrícolas ya rurales! Esplica David que faere al.labanza de la vida campesina yía un tópicu que tuvo bien de réplicas, como aquel.la de Fray Luis de León («¡Qué descansada vida la del que huye del mundanal ruido!»). Beaudelaire fuera unu de los que más fixo por desaniciar esta idea de la felicidá del campu, al que muitos capitalinos amiran con despreciu, prefiriendo’l poder ya la miseria moderna de la vida urbana. Pero esa modernidá yá va quedando viecha ya paez que la xente quier volver al archipiélagu rural.

David escribíu varias obras, una yía la que se chama «Literatura universal», un l.libru preciosu. Él yía de Tejerina, tierra de montes como la mía, anque bien diferente: pola zona del nordeste los paisanos van muitu a misa ya tienen na familia a obispos ya cardenales, mientras que pola mia parte, carbonífera, difícilmente nacerá un santu enxamás. Pero él ya you, con Ernesto Escapa ya outros que veníamos de pueblu, recorríamos la ciudá rebuscando con ansiedá dalguna novedá l.literaria nas l.librerías.

Igual hai dalgo de trampa nos afalagos a la vida campesina. Igual somos los que disfrutamos de la vida urbana los que sentenciamos que’l mundu rural yía’l mechor. Igual el que vive siempres no campu nun tien esa sensación. Igual cantar la guapura del paisax rural yía un caprichu ya una idealización de los urbanos. Pero paez que yía muitu viechu esi deséu de volver un día a la naturaleza, onde crez la semiente ya suenan las chuecas de las vacas de mirada tranquila.

Séneca burl.lábase del gran Augusto, emperador romanu, aquel que nun paraba de matar xente ya de dirixir la vida de los demás mientras que siempres dicía que lo que quería él de verdá yera xubilase ya descansar no campu. Nuna carta que mandara al Senáu, Augusto confesóu que, como tenía que siguir ocupáu mandando a los humanos, conformábase con imaxinar que descansaba xunto a la naturaleza. ¿Yera un cínicu Augusto? Igual non. Igual tampoucu nos engañamos a nós mesmos cuando esperamos, por fin, un día descansar na cabana, na braña onde namás s’escuita’l silenciu. Será un sitiu guapísimu ya verde. Ail.lí habrá tiempu pa pensar. Ya seguramente tamién pa descubrir que, en marchando un día del pueblu nuesu, empezamos a dexar de ser parte d’aquel.la patria primera.

De la felicidá ya outras alcordanzas
Comentarios