jueves 6/5/21
Yasodhara López, Directora de La Fábrica de Luz. Museo de la Energía

El enorme valor del patrimonio industrial

undefined
Yasodhara López

Como berciana y como apasionada del patrimonio, especialmente el de mi provincia, es un honor remitir unas líneas para felicitar a DIARIO DE LEÓN con motivo de sus 115 años de historia, 115 años del que ya es también parte de nuestro patrimonio.

En 1906 el ingeniero de minas José Revilla Haya anticipó la idea de una gran empresa que uniese las dispersas concesiones mineras del Bierzo y Laciana y que tuviese la capacidad de inversión suficiente para poder llevar a cabo la titánica tarea de construir una muy necesaria línea de ferrocarril entre Ponferrada y Villablino. La que por entonces parecía una idea peregrina, él afirmaba que podía ser un proyecto muy rentable, aunque éste no se haría realidad hasta después de la Primera Guerra Mundial, siendo ya Revilla Haya ingeniero jefe del Distrito Minero de León. Quizás sea un nombre que en un principio no relacionemos especialmente con nuestra historia industrial, pero es una de las claves que marcarán la industrialización del territorio.

El Museo de la Energía es ejemplo de cómo el patrimonio industrial puede contribuir al turismo, a la actividad cultural y a la educación incrementando la oferta de la zona

Esta pequeña parte de la historia construirá los cimientos de la Minero Siderúrgica de Ponferrada (MSP), empresa fundada en 1918 y cuya central térmica se alza majestuosa a orillas del río Sil. En funcionamiento entre 1920 y 1971, esta instalación está actualmente considerada una de las joyas del patrimonio industrial español. Su restauración, única y singular, ha sido reconocida internacionalmente. Sin embargo, las labores de recuperación han ido mucho más allá del patrimonio material para conservar una parte muy relevante de la memoria olvidada de Ponferrada y las comarcas del Bierzo y Laciana.

Por todo ello, merecen una mención especial los colaboradores y las colaboradoras quienes, con una enorme generosidad, han contribuido con sus aportaciones personales, ya sea en forma de documentos, objetos, vivencias, etc. A ellos queremos dedicar este 2021, cuando se cumplen duiez años de aquella emotiva apertura de la antigua central como museo. La Fábrica de la Luz-Museo de la Energía en Ponferrada representa así un ejemplo de cómo el patrimonio industrial puede contribuir al turismo, a la actividad cultural y a la educación incrementando la oferta disponible en la zona.

museo

Pasado, presente y futuro conviven hoy, después de estos años dedicados a la preservación de la memoria oral, la conservación del patrimonio industrial y a la divulgación científica. Precisamente, 1906 fue un año destacado para la ciencia. Ramón y Cajal obtuvo uno de los mayores reconocimientos al ser galardonado con el Nobel de Medicina. Además fue el año de nacimiento de Clyd William, un nombre desconocido para el gran público que quizás no pertenezca al salón de la fama, salvo para algunos astrónomos, y que no me resisto a comentar en estas líneas. En 1930 William descubriría el planeta Plutón, el cual tras un largo debate sobre su clasificación, la Unión Astronómica Internacional reclasificaría como planeta enano quitándole su estatus de planeta un 24 de agosto de 2006, que queda ya para la historia. Sí, toda una generación estudiamos «de carrerilla» los planetas desde la educación básica en las clases sobre el Sistema Solar. ¿Recordáis? «Existen nueve planetas en nuestra galaxia: Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón». ¡Y resulta que al final no es un planeta!

Sin embargo, lo importante no es si decidimos elevar o degradar de categoría a Plutón, sino que podamos conocer de primera mano cómo se tomó esta «importante» decisión. Lo realmente destacable es el descubrimiento, el camino, la noticia, el cómo se cuenta con precisión y rigurosidad poniendo de relieve la importancia de la divulgación científica y de los medios para trasmitirla. Medios como DIARIO DE LEÓN, que a lo largo de estos 115 años ha sido fiel transmisor del devenir de la provincia.

Y yo seguiré disfrutando de uno de los mejores momentos, cuando en el que ya he llegado a considerar mi segundo pueblo, me siento en la barra del bar (aún permanece en mi memoria cuando esto era posible), con una cerveza o un vino y un pincho riquísimo de Chipy, leo tranquilamente cada una de las páginas de DIARIO DE LEÓN, comentando las noticias con buenas amigas y buenos amigos, aunque he de reconocer que, como berciana que ejerce como tal, siempre me detengo prestando especial atención a la sección del Bierzo. ¡Feliz 115 aniversario! ¡Seguid acompañándonos en el camino!

El enorme valor del patrimonio industrial
Comentarios