domingo. 25.09.2022
                      DS27P6F7-10-44-45-0.jpg
DS27P6F7-10-44-45-0.jpg

La zona cervical suele ser la más afectada cuando llegan las bajas temperaturas, por la contracción de los músculos en torno al cuello de manera involuntaria y prolongada. El fisioterapeuta y experto en terapia de calor Pablo de la Serna explica que «estos gestos, unidos al estrés y a las malas posturas, hace que aparezcan contracturas o ‘nudos’, que pueden reflejar el dolor en otras partes del cuerpo, como los brazos, además de provocar dolores de cabeza». Las contracturas musculares provienen de la contracción persistente de uno o varios músculos. Entre otras causas, pueden aparecer por la perdida de líquidos y sales minerales debido a un esfuerzo prolongado o un trabajo excesivo, por movimientos bruscos o por frío. Si estas contracturas se mantienen en el tiempo, se cronifican siendo más grandes y palpables al tacto («nudos»).

Las contracturas y molestias cervicales se acentúan con el frío
Comentarios