sábado 16/10/21

El maná del Ganges

Un grupo de jóvenes se gana la vida, con ayuda de imanes y de su gran destreza como nadadores, buscando los ‘tesoros’ que los fieles arrojan el río sagrado en la ciudad hindú de Haridwar
Embarcaciones tradicionales navegan en el Ganges. CC

Los peregrinos hindúes que se bañan en el Ganges para purificar su alma lanzan flores o algunas monedas, pero las ofrendas son a veces generosas y pueden ser la salvación de pescadores pobres de ‘tesoros’ como el joven Rahul Singh. En Haridwar, al norte de la India, Singh, de 13 años, pasa al menos seis horas diarias en las aguas del río sagrado, donde, con ayuda de un imán atado al extremo de un palo o de una cuerda, pesca las ofrendas contantes y sonantes de los miles de peregrinos que vienen a lavar sus pecados.

Las festividades religiosas como el Kumbh Mela, que atrae a millones de hindúes a este santuario, son ocasiones de oro. «Exige bastantes esfuerzos, pero me gusta hacerlo», dice a Afp mientras recupera una moneda de 30 rupias (35 céntimos de euro).

Oriundo del Estado vecino de Uttar Pradesh, el adolescente se escapó de su casa hace dos años. Sobrevivió como pudo antes de llegar a Haridwar, donde un camarada le enseñó a pescar monedas. Prefiere compartir con una quincena de colegas un minúsculo barracón en un barrio de los suburbios que volver a su casa. «En mi casa había demasiada tensión y pobreza. Estoy feliz aquí», asegura. Para los hindúes, los ríos simbolizan las divinidades que les ayudan, lo que explica el lugar preponderante que ocupan en sus rituales religiosos.

Sus ofrendas son testimonio de su gratitud. Raja Yadav solo tenía ocho años cuando se escapó de su casa para ir a Haridwar, de la que oyó hablar a través de historias de hombres que encontraban tesoros de oro y dinero. Ahora, con 22 años, Yadav, conocido como Jhinga (el Camarón) por su habilidad como nadador, es el jefe de los pescadores de monedas. Las rupias se pescan fácil gracias a los imanes. Pero el oro, la plata, el cobre y otras ofrendas preciosas es distinto. Para conseguirlas, se necesita ingenio, pero también suerte. Una jornada de pesca normal puede reportar entre 300 y 400 rupias (3,5-4,6 euros) y llegar hasta las 1.000 rupias (11,5 euros) durante el Kumbh Mela, calcula Yadav.

Los jóvenes convierten sus monedas en divisas con intermediarios, que cobran el 20% de comisión. Las joyas de oro y plata repescadas se venden en el mercado negro y los objetos de cobre y acero, a los quincalleros. El 2020 fue muy duro por la pandemia de la covid-19 y el confinamiento estricto impuesto en el país, que prácticamente dejó sin visitantes Haridwar durante meses

El maná del Ganges
Comentarios