lunes 17.02.2020

FERNANDO GRANDE-MARLASKA

Antes de asumir la cartera de Interior, fueron sonados sus episodios judiciales y las decisiones polémicas que le acompañaron hasta su llegada al Gobierno del país

Sabe dónde está el Barrio Húmedo de León. Hace unos años lo pisó en el marco de un fin de semana privado. Eran sus tiempos de juez estrella en la Audiencia Nacional, cuando sustituyó a Baltasar Garzón en el Juzgado de Instrucción Central número 5. No eran otros tiempos. Para Grande Marlaska, los tiempos siempre han sido difíciles.

«Mi condición de vasco residente en Bilbao en los terribles días de los asesinatos de ETA y de la lucha contra el terrorismo me llevó y me lleva a rechazar rotundamente la violencia para defender causas nacionales o de índole política y a perseguir a aquellos que la ejercen. Considero los nacionalismos un concepto trasnochado en una época en la que ha de tenderse, creo yo, a suprimir fronteras antes que a crear otras nuevas. Soy ciudadano europeo y mis conciudadanos son igualmente europeos, ya se trate de escoceses, franceses, gallegos, italianos, bretones, vascos o alemanes. Mi condición de gay casado me empuja a dar la cara por ese colectivo, que sigue teniendo una vida difícil en ciertos ambientes y países; esa condición me causó serios problemas en el ámbito familiar a la hora de descubrirla», manifiesta en su libro Ni pena ni miedo: Un juez, una vida y la lucha por ser quienes somos.

Nació en Bilbao en 1962. Licenciado en Derecho Económico por la Universidad de Deusto. Ingresó en la carrera judicial en 1988 y hasta el año 1989 prestó servicio en el Juzgado de Primera Instancia de Santoña (Cantabria). En 1990 se incorporó al Juzgado de Instrucción 2 de Bilbao donde ejerció como magistrado y presidente de la Sección Sexta de lo Penal de la Audiencia Provincial de Vizcaya. En 2003 se trasladó a Madrid como titular del Juzgado de Instrucción 36, y en 2004, comenzó a formar parte de la Audiencia Nacional, donde prestó servicios en distintos Juzgados Centrales de Instrucción, siendo titular del 3 entre 2007 y 2012.

Por su activismo LGBTI es considerado uno de los homosexuales más influyentes de España. El ministro ha reconocido públicamente que el destapar su gusto por los hombres no le afectó a nivel profesional, aunque sí a nivel personal. Su madre, ya fallecida, fue la que peor recibió la noticia.

Tienen fama de meticuloso y ha dejado huella allí por donde ha pasado. En noviembre de 2013 empleó su voto de calidad para excarcelar a nueve etarras sin esperar al criterio del Tribunal Supremo sobre la aplicación de la doctrina Parot tras la sentencia del Tribunal de Estrasburgo que derogaba esta. Tiempo después admitiría que aquello le supuso un desgarro emocional. Elegido miembro del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) a propuesta del PP aquel mismo año, en enero de 2017 pasó a formar parte de su comisión permanente, el núcleo duro del órgano de gobierno de los jueces.

El ahora ministro es considerado uno de los magistrados más revolucionarios de la judicatura a nivel nacional. Destacó entre otros por la instrucción de causas contra la banda terrorista ETA, deteniendo manifestaciones de la izquierda “abertzale” y por ordenar el ingreso en prisión de Arnaldo Otegui. También por motivar la intervención policial en la organización Fórum Filatélico.

El actual ministro del Interior es hijo de Avelino Grande, que fue miembro de la Policía Armada y de una costurera. Tiene dos hermanas y es amante de los animales y el deporte. Reside en Chueca, barrio multicolor de Madrid.

Marlaska asegura que su compromiso al frente del Ministerio de Interior será trabajar para la sociedad civil a la hora de proyectar políticas de seguridad. Otro objetivo de esta nueva legislatura será la colaboración con las víctimas del terrorismo, a quien el ministro considera pilares fundamentales del Estado de derecho del territorio español.

FERNANDO GRANDE-MARLASKA
Comentarios