domingo 26/9/21

GANADERÍAS

La inflación de la materia prima
Un rebaño de ovejas. efe

dl

La inflación de las materias primas auspiciada en un contexto mundial golpeado por la pandemia se está cebando de manera especialmente grave con los ganaderos. Según advierte la asociación Asaja a partir de los últimos datos del Ministerio de Agricultura, los precios de los piensos para alimentación animal han experimentado en un año –de julio de 2020 a julio de 2021– un incremento de hasta un 20% según especies, a causa del encarecimiento de los cereales, lo que recrudece la crisis de rentabilidad que vienen atravesando los ganaderos. La evolución interanual de las cotizaciones de los piensos sobrepasa el 20% en las gallinas ponedoras (+20,85%), engorde de pavos (+20,51%) y cebo terneros (+20,21%). Otras cabañas castigadas por el alza de los gastos en alimentación son vacuno lechero PC (+19,37%), cebo cerdos (+19,13%), cebo corderos (+18,29%), caprino lechero PC (+18,79%), ovino lechero PC (+17,23%) y conejas reproductoras (+16,21%). Asimismo, los ganaderos advierten del incremento de otros costes de producción que afectan al resto de empresas como la luz, el gasóleo y el gas. Asaja reclama a todas las administraciones la puesta en marcha de campañas de promoción dirigidas a impulsar el consumo saludable de carne local en los hogares, con el objeto de contrarrestar, por un lado, la subida de los insumos en las explotaciones ganaderas y, por otro, el descenso tanto de las exportaciones a países asiáticos como de la demanda del canal Horeca. La organización agraria también demanda una reforma efectiva de la ley de la cadena alimentaria a fin de que todos los eslabones puedan recibir una compensación digna, de manera que si suben los costes los ganaderos tengan la capacidad de repercutirlo en el precio que perciben y así suceda sucesivamente hasta el precio final. El responsable de ganado vacuno, Ramón Morla, que dirige luna explotación lechera subraya «la necesidad de actuar inmediatamente si queremos evitar el cierre de más granjas. No hay que ir en contra de nadie, a través de campañas de información hay que demostrar los beneficios que comporta para la salud la ingesta moderada de carne, de leche y de otros productos ganaderos. Parece que no hemos aprendido una lección de la pandemia: si dejamos de producir aquí con la máxima calidad y sostenibilidad, en el futuro pueden cerrar las fronteras o podemos pasar a depender de lo que quieran enviarnos países terceros con menos exigencias en calidad, respeto medioambiental y bienestar animal. Hay que hacer entender a consumidores y grandes superficies que las cosas bien hechas tienen un coste y como sociedad no podemos permitirnos el lujo de perderlas por unos pocos céntimos el kilo». La responsable de la sectorial de ganado ovino-caprino Elvira Chorques, asegura que «la gran mayoría de las granjas no tienen tierras donde cultivar cereales».

GANADERÍAS
Comentarios