miércoles 28/10/20
SALUD

Las mejores manos para el pie

La Unidad de Pie y Tobillo del Caule, con 500 intervenciones al año, atiende a pacientes de toda la Comunidad por su alto grado de especialización y aspira al reconocimiento oficial como equipo de referencia
trauma
Traumatólogos de la Unidad de Pie y Tobillo, Óscar Fernández, Jaime Sánhez-Lázaro y Francisco Madera con el jefe de Traumatología, Manuel Fernández. JESÚS F. SALVADORES

Más de 500 intervenciones quirúrgicas al año dan cuenta del volumen de la patología que se atiende y la demanda de la Unidad del Pie y Tobillo del Caule. Un equipo de tres traumatólogos se dedican de forma específica —aunque no exclusiva— a esta especialidad dentro del servicio de Traumatología desde hace casi una década.


La patología degenerativa, el hallux valgus o juanetes, las deformidades de los dedos pequeños, fracturas complejas que antes no se operaban, cirugía deportiva y secuelas de enfermedades neurológicas, además de las especiales atenciones al pie diabético, suponen el mayor número de intervenciones quirúrgicas y consultas en esta unidad.

 

«El servicio de Traumatología está fragmentado en diversas unidades por la extensión de la especialidad y porque es importante que un cirujano pueda resolver toda la patología de cada una de ellas», explica el jefe de Traumatología del Caule, Manuel Fernández.

 

Las técnicas han cambiado y se atienden patologías que en el pasado quedaban como secuelas de por vida, como es el caso de las personas con alguna lesión por poliomielitis. La ‘mala fama’ de que el pie «duele mucho» también se ha ido diluyendo con el perfeccionamiento de las técnicas quirúrgicas. Deformidades como el pie plano o el pie cavo que antes no se planteaban operar, ahora forman parte de las consultas y de las programaciones del quirófano.

 

Además, los cambios sociales con la popularización del deporte han incrementado la demanda de la cirugía de pie deportiva. «La gente además es muy exigente, quiere seguir haciendo deporte», explican los traumatólogos de la Unidad del Pie y Tobillo del Caule.

 

Francisco Madera González, Óscar Fernández Hernández y Jaime A. Sánchez Lázaro son los tres cirujanos especialistas de la unidad. «El pie se opera en todos los hospitales, aquí la unidad destaca porque aborda cirugía más compleja», explica el jefe de Traumatología. Secuelas de cirugías previas y grandes deformidades son algunas de las operaciones estrella que realizan los cirujanos de la unidad. También realizan implantes de prótesis de tobillo y artroscopia del tobillo para resolver problemas de inestabilidad del tobillo por secuelas de esguinces. «Es raro que ahora se abran, pero se soluciona con artroscopia», apuntan los especialistas. El Caule es uno de los pocos hospitales donde realizan estas técnicas en el tobillo por artroscopia.

 

De hecho, la Unidad de Pie y Tobillo del Caule es de referencia para pacientes de la Comunidad y un foco de formación reconocido tanto por la acreditación docente como por las jornadas que anualmente organiza para enseñar técnicas con los mejores especialistas en cada patología.

 

Tanto el equipo como el servicio de Traumatología aspiran a que Sacyl realice el reconocimiento oficial de la unidad como centro de referencia en la Comunidad. Este reconocimiento supondría también un aumento de medios para abordar la lista de espera, al tener que soportar más carga asistencial.

 

De las 500 intervenciones que realizan en la unidad —a una media de 150 cada cirujano— la mayor parte son patologías como el hallux valgus, vulgarmente conocidos como juanetes.

 

El equipo atiende cerca de un millar de consultas nuevas cada año y casi cinco mil revisiones. Además, como el resto de especialistas, tienen algún día de consulta general de traumatología en los ambulatorios del área de salud de León.

 

Plantillas, rehabilitación, infiltraciones... son otras de las demandas asistenciales que se ven en las consultas de la Unidad de Pie y Tobillo y del Caule. El equipo comenzó su andadura en 2009 y se oficializa como unidad en el 2012.

 

«La patología del pie y del tobillo es cada vez más frecuente, a su vez la sociedad es más demandante, es necesario un esfuerzo constante en investigación para poder ofrecer a la población, las mejores soluciones a dichas patologías», señalan los cirujanos.

 

La unidad cuenta con una unidad docente acreditada no sólo en Castilla y León sino también a nivel internacional por la Sociedad Española de Medicina y Cirugía de Pie y Tobillo, de la que es secretario el cirujano Óscar Fernández Hernández.

 

La enseñanza hospitalaria ha sido reforzada con un residente más por año. Ahora eran dos por año y al terminar el ciclo formativo, dentro de cinco años, serán un total de 15 residentes. El reconocimiento docente de la unidad dentro del servicio es otro hito. «Actualmente hay siete cirujanos de Pie y Tobillo con esta acreditación docente en España y tres de ellos están en el Caule», subraya el jefe de Traumatología, Manuel Fernández.

 

Otro aspecto relevante de la unidad es la investigación, básicamente clínica y con dos vertientes: el estudio crítico de los resultados clínicos para optimizar los tratamientos realizados, por un lado; y la investigación sobre nuevas técnicas, como estudio en piezas anatómicas o modelos sintéticos de nuevas opciones terapeúticas, como vías de abordaje, nuevos productos…

 

«La investigación no se puede entender sin la docencia y divulgación de los resultados», recalcan. Los residentes y fellows que acuden a la unidad para formarse en la patología de Pie y Tobillo, pueden participar en los estudios clínicos que se realizan. Así como en la divulgación de resultados en congresos.

Las mejores manos para el pie
Comentarios