lunes 09.12.2019

Un lugar con historia en todos sus rincones

Un lugar con historia en todos sus rincones

a. r. | astorga


Cada paso por Astorga respira historia y, no hay rincón en la ciudad, que se resista a contar algo de ella. Una ciudad bimilenaria que ha visto pasar por ella diferentes civilizaciones dejando cada una de ellas huella tras su paso y que ofrece al visitante la posibilidad de disfrutar agradables vivencias y sensaciones fruto de su dilatada historia, su rico patrimonio y su gastronomía singular.


Un legado histórico que ha permitido a Astorga convertirse en una de las ciudades más turísticas de la provincia leonesa por todo lo que esconde en sus rincones tras más de dos milenios. Una historia que se quiere dar a conocer mucho más, por lo que la nueva corporación del Ayuntamiento astorgano llevará el nombre de la ciudad la Feria Internacional de Turismo de Interior para que Astorga pueda llegar a los oídos de aquellas personas que todavía no la conozcan.


Una ciudad más que conocida porque es de paso obligado para todos aquellos peregrinos que realizan el Camino de Santiago Francés, así como por formar parte de la Vía de la Plata —la calzada romana que unía Mérida con Astorga se convirtió posteriormente en una de las principales vías de comunicación entre el sur y norte de la península—. Una vez dentro de sus murallas que se siguen conservando en buen estado, el visitante pueda disfrutar de una amplia oferta turística. La plaza Eduardo de Castro es el punto de unión de dos de sus grandes monumentos y donde se puede apreciar la Catedral de Santa María y el Palacio de Gaudí. Una estampa que queda grabada en todas las retinas, pero a la que tampoco tiene nada que envidiar la plaza Mayor y el Ayuntamiento con los maragatos Juan Zancuda y Colasa en lo alto del reloj tocando las campanas.


Una historia que se entiende mejor a través de sus museos. Desde el Museo Romano, recoge la cultura material que se ha recuperado en las excavaciones arqueológicas realizadas en la ciudad; el Museo Catedralicio, que presenta una interesante y variada colección de arte sacro; el Museo de los Caminos del Palacio, que recoge piezas de diversas temáticas de toda la Diócesis de Astorga; hasta el Museo del Chocolate, donde se puede conocer el pasado de Astorga como una de las principales industrias en su elaboración durante los siglos XVII y XX.


Como complemento a este último, se encuentra el Centro de Interpretación del Chocolate; además de obligado paso también es el Museo del Tiempo o la Casa Panero. Mención especial se merece la Ruta Romana, una visita guiada a través de la cual se pueden conocer los restos arqueológicos que se han ido conservando en el centro histórico de la ciudad de Astorga. Todo ello es el complemento perfecto para pasar uno o más días y probar su plato estrella de su gastronomía, como es el cocido maragato.


Junto a esto, si de algo puede presumir la ciudad es de su Semana Santa —declarada de Interés Turístico Nacional— que cuenta con un total de siete cofradías. Por otro lado, entre sus grandes eventos anuales se encuentra la Fiesta de Astures y Romanos —declarada de Interés Turístico Regional— que se celebran durante el último fin de semana de Julio e incluyen diversos actos de recreación histórica destacando el circo romano, el recibimiento del César.

Un lugar con historia en todos sus rincones
Comentarios