viernes 20/5/22

«Más del 80% de la cirugía colorectal debe ser mínimamente invasiva»

                      FERNANDO OTERO
FERNANDO OTERO

ana gaitero

LEÓN

El cirujano leonés Vicente Simó, especialista en cirugía coloprotológica, laparoscópica y robótica, compatibiliza su actividad en la sanidad pública como jefe de la Unidad de Coloproctología del Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid con la consulta e intervenciones privadas en San Juan de Dios, dos días por semana, donde está al frente de la Unidad de Coloproctología. En la Unidad de Cirugía Colorrectal del Hospital San Juan de Dios de León aplica la desarterialización hemorroidal transanal con hemorroidopexia (THD), un procedimiento que se caracteriza por ser poco invasivo, causar menos sangrado y dolor al paciente y por tener, además, un carácter ambulatorio; así como la radiofrecuencia (Rafaelo) para el tratamiento de los casos indicados de la patología hemorroidal.

—¿Cómo ha evolucionado la cirugía laparoscópica colorrectal?

—Desde al año 2007, se ha generalizado el uso de la vía laparoscópica como abordaje de elección en la patología colorectal, eso no quiere decir que no siga siendo técnicamente exigente y con curvas de aprendizaje largas. En los últimos años han salido nuevas técnicas mínimamente invasivas, como puede ser el Tatme para el abordaje de tumores de recto inferior que nos ha permitido realizar uniones más cerca del ano y más seguras. Actualmente, también estamos asistiendo al boom de la cirugía robótica, la cual también realizamos y que nos ayuda a cierto tipo de cirugías.

—¿Por qué eligió esta especialidad y cómo se introdujo en la cirugía laparoscópica?

—Siempre lo he dicho, desde que comencé la carrera de medicina me gustó la cirugía además de vivirlo en mi familia ya que mi tío fue jefe de unidad en el Caule y todo hizo que mi especialidad de elección fuese esta. En cuanto a la laparoscopia yo lo único que hice y que hago es subirme al tren de la innovación para mejorar lo que yo puedo aportar a mis pacientes siempre que científicamente demuestre su valía y este es el caso de la laparoscópia o la cirugía mínimamente invasiva

—¿Qué porcentaje de patologías operables se realizan mediante esta técnica y cuál es el horizonte?

—El porcentaje de cirugías mínimamente invasivas en una unidad de cirugía colorectal moderna debe ser superior al 80% de las mismas, quedando indicaciones muy claras para la cirugía abierta de entrada y hablando de esos porcentajes en muy pocas ocasiones por lo tanto. Ha quedado claramente demostrado en la literatura científica que estos abordajes mejoran los resultados postoperatorios sin empeorar los resultados oncológicos.

—¿De qué tipo de robots se sirven para completar la cirugía laparoscópica no invasiva?

—El concepto es diferente, uno sería la cirugía laparoscópica convencional, que es mínimamente invasiva , y en el cual utilizamos laparoscopios convencionales y material de laparoscópica convencional. Y otro la cirugía robótica, que puede ser la misma cirugía que la laparoscópica pero apoyados por un robot, al cual nosotros tenemos que decir lo que tiene que hacer, es decir el robot se mueve y actúa en cada momento según le indica el que lo maneja. Con la robótica aumenta la precisión o el grado de movimiento que tiene respecto a la laparoscópica convencional

—¿Cuál es el horizonte en la cirugía mínimamente invasiva colorrectal después de estos años de andadura?

—Imposible de predecir, esta saliendo tanto material y evolucionando tanto los instrumentos que utilizamos y tan rápido que saber cuál va a ser el futuro es imposible. Sí que vamos a vivir el boom de la robótica simplemente porque hasta hace poco solo se disponía de un modelo de robot y por lo tanto eran cirugías muy caras. Actualmente están saliendo más modelos y eso hará que se generalice su uso y se normalicen lo gastos.

—La patología proctológica es otra de sus especialidades. ¿Qué incidencia tiene entre la población?

—La proctología no solo es una parte de mi especialidad, si no que me apasiona realizarla y he de decirle que es muchas veces muy complicada ya que los efectos secundarios pueden ser muy importantes, y como bien pregunta , su incidencia es altísima, si por ejemplo solo hablas de hemorroides afectan al 50% de la población en algún momento de su vida, añádele fístulas, sinus, fisuras…. La incidencia es muy alta .

—¿Cómo se está abordando? ¿Y cómo podría mejorarse en nuestro entorno sanitario?

—En proctología lo necesario y fundamental es diagnosticar bien al paciente para después poder abordar el problema evitando los temibles efectos secundarios de estas cirugías, por lo que la tendencia actual es siempre ir de menos a más , por ello disponemos en San Juan de Dios de múltiples abordajes para cada tipo de patología y así intentamos resolverlos de entrada con menos complicaciones y menos dolor.

Para mejorar el abordaje de estas patologías en nuestro entorno yo creo que los pilares son dos: La formación del especialista en este tipo de patologías, que sepa diagnosticarlas y tratarlas, y segundo disponer de tecnología mínimamente invasiva para realizarlos ya que a veces estas son caras y difíciles de asumir por sistemas públicos, por ejemplo.

—¿Qué tipo de patologías atiende en la Unidad de Coloproctología del Hospital San Juan de Dios?

—Nuestra Unidad de Coloproctologia durante años y por pacientes tratados ha demostrado su utilidad, ya que manejamos patologías de todo el ámbito colorectal, es decir desde pacientes oncológicos a los cuales hemos intervenido de cáncer de colon o recto con cirugía minimamente invasiva laparoscópica o robótica, a pacientes con patología proctologica, como hemorroides a los cuales tratamos con un abanico de posibilidades que son, bandas, radiofrecuencia, láser, THD…,o las temidas fístulas anales que tratamos con técnicas clásicas o cirugía láser, fisuras anales. Sinus pilonidales o quiste sacrococcigeos en los cuales hemos introducido la cirugía láser con buenos resultados y sin prácticamente curas. Patologia del suelo pélvico como prolapsos rectales los cuales solucionamos por vía laparoscópica o robótica y no solo de León y provincia si no también de otro lugares de España. A dia de hoy, he de decir que ya no se trata solo de una unidad de cirugía colorectal, sino que se trata de un servicio de cirugía en el cual con la incorporación de más especialistas como es el caso del doctor Pacheco, podemos abordar patología quirúrgica del hígado, páncreas o vía biliar, así como cirugía oncológica avanzada tanto para segundas opiniones como para cirugías de enfermedad metastásica hepática por ejemplo por vía mínimamente invasiva ya sea laparoscópica o robótica. Con el doctor Pacheco y el doctor Silva hemos cubierto también la cirugía bariátrica es decir la cirugía de la obesidad y con ello podemos dar soluciones a pacientes con una de las patología que lógicamente durante la pandemia quedaron más apartadas ya que había otras prioridades. La cirugía de la pared abdominal, hernias , eventraciones que ha cambiado y esta cambiando mucho en estos años también la realizamos y siempre que se puede con abordajes laparoscópicos. Por lo tanto creo que ha dia de hoy somos más que una unidad ,somos un servicio de cirugía donde cada especialista en cada patología intenta solucionar de la mejor manera los problemas de los pacientes

—¿Cuál es el perfil de los pacientes que atiende?

—Nosotros no tenemos perfil, intentamos solucionar las patologías que sean quirúrgicas digestivas de nuestros pacientes, no solo coloproctologicos si no de todo aquel paciente que solicite nuestro servicio u opinión

—Durante la pandemia ha realizado operaciones de su especialidad de la lista de espera del Caule, ¿Cuántas y cómo han sido los resultados?

—El año 2020 fue muy complejo, de repente los quirófanos del Caule se ocuparon de pacientes con covid-19 que precisaban respiradores, por lo cual los servicios quirúrgicos o echábamos una mano en el manejo de pacientes covid o solo operábamos urgencias, hasta que tras el primer impacto, empezamos a derivar paciente en prioridad 1 es decir oncológicos a hospitales privados para realizar estas cirugías allí. En mi caso junto con otros dos compañeros realizamos estas cirugías de cáncer de colon en el Hospital San Juan de Dios, y todo fue bien con magníficos resultados. Yo era consciente que podía ser así ya que llevaba 10 años trabajando en ese hospital y sabía que estaba perfectamente preparado para poder realizar estas intervenciones porque ya las habíamos realizado todo ese tiempo, antes de la pandemia. El hospital San Juan de Dios está perfectamente preparado para este tipo de cirugías tanto en quirófano, como en la estancia postquirurgica, como si se precisa, de cuidados intensivos, al igual que la enfermeria, la planta…. todo está dispuesto para realizar estas cirugías; de lo contrario, no las realizaríamos aquí.

—¿Está probando alguna nueva técnica quirúrgica o la cirugía mínimamente invasiva en nuevas patologías?

—Siempre se está innovando, actualmente creo que el boom como he dicho es la robótica. Intentamos implementar esta cirugía en nuestro trabajo diario, aunque también hay que esperar a resultados científicos futuros para ver su lugar, que en el caso de la cirugía laparoscópica tiene perfectamente demostrada la utilidad.

—¿Qué ventajas tienen para los pacientes y para la sanidad estas técnicas?

—La ventaja fundamental es la precisión por eso es ideal para cirugías que precisan suturas manuales como puede ser la patología del suelo pélvico (prolapsos rectales…). En la cirugía de la obesidad también se esta abriendo paso, al igual que en la cirugía compleja de la pared abdominal tiene bastante que ofrecer.

—¿Supone una costosa inversión tecnológica?

—Sí, hoy en día, es una inversión bastante fuerte, pero vamos a verlos en todos los hospitales de nivel no tardando mucho, ya que se va a generalizar su uso.

—¿Se podrían prevenir estas enfermedades?

—Como todo, la patologia colorectal se puede prevenir con los requisitos básicos de salud (alimentación, alcohol, tabaco, vida sedentaria…) Es muy importante incidir en el screening del cáncer colorectal (sangre oculta en heces) que es un programa de cribado oficial del Sacyl. Es importante que todo el mundo que entre en dicho cribado se lo haga, ya que no solo diagnosticamos cánceres en fases más precoces y por lo tanto con mayor porcentaje de cura sino que se pueden diagnosticar pólipos precancerosos y así evitar esta temida enfermedad. En cuanto a la patología proctológica, lo dicho, siempre vida saludable y evitar estreñimiento es lo que puede mejorar la incidencia de estas patologías

—Pasó del Caule al Hospital Río Hortega, ¿Está León a la altura de las posibilidades que ofrece esta técnica?

—Mire, yo no solo pasé por el Caule sino que me formé como cirujano en él, y la mayor parte de mi vida laboral la he desarrollado en este hospital. En el año 2020 surgió la posibilidad de progresar en mi vida laboral y me presenté a la jefatura de unidad de Coloproctología del HURH y me la dieron. Me han acogido estupendamente y puedo desarrollar mi trabajo sin problemas. El Caule es un gran hospital con muy buenos profesionales y con muchísimas posibilidades ya que tiene un volumen asistencial altísimo, así que después de dos años sin estar en él y sin saber actualmente cómo se hacen las cosas exactamente creo que cubre perfectamente las necesidades de la población de León y provincia.

—¿En qué debería mejorar?

—Sin trabajar actualmente en el creo que no debo responderte a esa pregunta, cuando formaba parte de ese hospital si podría haberte dado mi opinión pero ahora no, me la reservo.

—¿Forma usted a otros cirujanos para ampliar estas técnicas?

—Sí, y es una parte de las más apasionantes de mi especialidad, ya que durante años en León y actualmente en Valladolid nos ha convertido en una unidad de referencia en dos técnicas que se denominan Tamis y Tatme, para cirugía transanal, para el tratamiento de cancer de recto. Realizamos entre dos y cuatro cursos anuales a lo que acuden cirujanos de toda España; además hacemos uno o dos cursos anuales en Madrid, en la Universidad Autónoma, con cirugía en modelos con asistencia de muchos cirujanos de España, incluso extranjeros.

—La cirugía bariátrica es otra de sus especialidades en San Juan de Dios. ¿Qué le distingue en este campo?

—Sí, es una de nuestras especialidades de la cual el responsable es doctor Pacheco. Hoy día toda la cirugía bariátrica se realiza pro abordaje mínimamente invasivo ya sea vía laparoscópica o robótica. Esta cirugía consigue la pérdida de peso eficaz y duradera en aquellos pacientes obesos en los que está indicada como tratamiento de elección. Además resuelve las mayoría de las enfermedades que acarrea la obesidad como son: la hipertensión arterial, la diabetes mellitus tipo 2, la hiperlipidemia, la incontinencia urinaria de esfuerzo que padecen muchos de estos pacientes, etc.. ya hemos intervenido a varios pacientes con muy buenos resultados, marchando de alta al día siguiente de la intervención y con una adecuada pérdida de peso y mejoría de las enfermedades asociadas a la obesidad.

—¿Se podría prevenir una parte de esta patología?

—Evidentemente la obesidad se puede prevenir con una buena educación nutricional que debería comenzar en la infancia, con una vida activa, realizando algún tipo de actividad deportiva y evitando hábitos alimentarios inadecuados. Pero para pacientes con obesidad mórbida, es decir con un Índice de Masa Corporal (IMC) por encima de 40, el tratamiento de elección es la cirugía. Está científicamente demostrado que no existe un tratamiento alternativo eficaz, ni nutricional ni de otro tipo que sea tan eficaz a largo plazo como la cirugía.

—En cuanto a oncología avanzada, ¿qué tratamientos está aplicando?

—Hay casos complejos de patología oncológica que deben ser tratados por cirujanos especialistas en diferentes campos. Se trata de pacientes con tumores que afectan de manera primaria o secundaria a órganos que precisan técnicas muy complejas para su extirpación. Estos órganos son el hígado y la vía biliar, el páncreas, el recto inferior, el peritoneo, etc… Estos casos requieren una valoración multidisciplinar para elegir el tipo de tratamiento más adecuado según el estadio del paciente. Estas técnicas quirúrgicas muy complejas requieren un equipo con amplia experiencia en este tipo de cirugía y de patologías. Nuestra Unidad en el Hospital de San Juan de Dios cumple con estos criterios ya que contamos con un personal muy especializado y con amplia experiencia en este tipo de patologías.

—¿Se puede prevenir la enfermedad oncológica avanzada?

—Es difícil ya que generalmente es la evolución de un tumor primario o la aparición de un tumor en un órgano que en la mayor parte de los casos, no causa síntomas hasta que su estadio es avanzado. Por lo que excepto realizar una vida sana (ejercicio periódico, evitando hábitos tóxicos y una alimentación equilibrada) y seguir las recomendaciones para el diagnóstico precoz de algunos tumores (sangre oculta en heces en tumores de colon o recto), poco se puede hacer para prevenir una enfermedad oncológica de este tipo.

«Más del 80% de la cirugía colorectal debe ser mínimamente invasiva»
Comentarios