lunes 27/9/21

El obispo deja la mitra por amor

El verdadero motivo del cese de Xavier Novell como prelado está en la relación que mantiene con una mujer que le ha hecho replantearse su carrera eclesiástica
Xavier Novell, cuando era obispo de Solsona, en una visita a Ponferrada para una jornada de evangelización. DL

Xavier Novell, el exobispo de Solsona del que se supo hace unas semanas que renunciaba a su puesto en la jerarquía católica, ha dejado su puesto por amor. El prelado ha conocido a una mujer, Silvia Caballol Clemente —psicóloga y escritora, divorciada y con dos hijos—, que le ha hecho replantearse su carrera eclesiástica.

Novell, un hombre controvertido que no ocultaba su sintonía con el ‘procés’ y que defendía las terapias de conversión de los homosexuales, presentó su dimisión por sorpresa, sin que se conocieran exactamente los motivos por los que se desprendía de la mitra. Ahora se ha sabido que, aparte de la mala relación con algunos colegas de su diócesis y un sinfín de decepciones, en la determinación de Novell ha pesado el hecho de conocer a Caballol, autora de dos novelas eróticas: Trilogía amnésica y El infierno en la lujuria de Gabriel.

A la vista de que Roma no admite la ruptura del celibato, el todavía obispo emérito de Solsona volverá a ser un laico y pedirá la dispensa al Vaticano. Dicen en la diócesis que intentará ganarse la vida como técnico agrícola. En estos momentos, la diócesis está gobernada por el administrador apostólico nombrado por el Papa Francisco, el obispo de Vic, Romà Casanova, quien asume el mando mientras la titularidad del territorio permanece vacante.

El obispado de Solsona mantiene un férreo silencio sobre los motivos del abandono de Novell y vuelve a esgrimir «razones estrictamente personales» para explicar la marcha del exprelado. La Conferencia Episcopal declinó también hacer cualquier comentario aclaratorio. Fermí Manteca, exrector de Súria, municipio barcelonés del que es oriunda Caballol, destacó que el radicalismo y talante conservador de Novell contrasta con su abrupta decisión y con el hecho de que no se despidió siquiera de sus fieles. «Que ahora de golpe se vaya con una mujer es un motivo de sorpresa», declaró el cura a TVE. Manteca se mostró partidario de la abolición del celibato sacerdotal, aunque no cree ni mucho menos que la Iglesia vaya a revisar su posición por el rocambolesco episodio de Solsona.

El obispo deja la mitra por amor
Comentarios