domingo. 27.11.2022

Un pedazo de la historia de Reliegos, a subasta

Un fragmento del meteorito que impacto en la localidad en 1947, y del que hasta ahora se desconocía su paradero, se ofrece mañana al mejor postor por un precio de salida de 38.000 euros
Imagen del fragmento expuesto en www.todocoleccion.net para su subasta. DL

Parte de la memoria histórica que en 1947 impacto desde el cielo en el suelo de Reliegos sale al mejor postor.

La página www.todocoleccio.net saca mañana a subasta un fragmento de este trozo de meteorito cuya llegada a la tierra aún resuena en la memoria de los vecinos de esta localidad, perteneciente al municipio de Santas Martas.

Se trata de un trozo de 580 gramos, que al parecer perteneció a Manuel Laborde Werlinden, uno de los encargados de estudiar el meteorito, y que tras estar estado expuesto en el Museo Nacional de las Ciencias Naturales, como reza su placa, se perdió de vista, hasta ahora. Por un precio de salida de 38.000 euros este tesoro que cayó del cielo, y al que hace cuatro años los vecinos dedicaron un monolito, puede acabar en la estantería de todo aquel que quiera pujar por él. El resto de los fragmentos está repartidos en varios museos de España y Estados Unidos.

Según recogió por aquel entonces el periódico PROA, el 28 de diciembre de 1947, curiosamente el día de los Santos Inocentes, a eso de las ocho de la mañana, se escuchó un fuerte ruido en la localidad, tan fuerte que alertó a los vecinos de las localidades limítrofes que llegaron a pensar que había caído un avión. Pronto comprobaron que había sido una enorme piedra del cielo, que había caído a escasos metros de la vivienda de Ramira Santa María y que dejo un surco en el suelo de 35 centímetros de profundidad.

Nadie se atrevía a tocar aquel humeante e incandescente objeto caído del cielo, que más tarde fue custodiado por el alcalde, hasta que fue entregado al Ejercito del Aire.

El meteorito de Reliegos es una condrita ordinaria. Las condritas se crearon hace más de 4.500 millones de años y no se han vuelto a fundir desde entonces, de ahí su valor para conocer aspectos del sistema solar más temprano.

Un pedazo de la historia de Reliegos, a subasta
Comentarios