martes. 07.02.2023

Las pinceladas de Picasso en Neruda

La influencia de Pablo Picasso en la obra del chileno Pablo Neruda y en los poetas españoles de la Generación del 27, cuyos versos reinterpretan el ‘Guernica’ y otros cuadros y símbolos célebres del pintor malagueño, es analizada en un ensayo que se adelanta a la conmemoración del 50 aniversario de la muerte del artista este año.
                      Fotografía de la exposición ‘Imagine Picasso’
Fotografía de la exposición ‘Imagine Picasso’

cArlos gonzález de rivera

Los poetas de Picasso, publicado por la Universidad de Málaga, es un estudio fruto de un trabajo que se ha gestado en el tiempo, ya que su autora, la catedrática de Teoría de la Literatura y Literatura Comparada de la Universidad de Extremadura, María Isabel López, empezó hace muchísimos años a interesarse por la obra del artista malagueño y las relaciones entre poesía y pintura. «La figura de Picasso fue esencial en las relaciones interartísticas de principios del siglo XX», explica López a Efe, en un momento en que la vanguardia recuperó la idea romántica de un arte único con manifestaciones en la música, la pintura o la literatura.

La catedrática coteja obras de arte y textos literarios para dar sentido a los versos y concluir que «la obra pictórica crece fuera de su campo».

La mitad del ensayo lo dedica a Neruda, con el que Picasso tuvo una larga relación y con el que tenía además una afinidad ideológica, al igual que ocurría con Rafael Alberti.

En Las uvas y el viento Neruda dedica dos largos poemas al malagueño, en los que se adentra en la figura del artista, recrea su estancia en Vallauris (Francia) y reinterpreta el «Guernica» o la paloma de la paz, dos símbolos ligados a su compromiso político. La catedrática dice que estos poemas son muy complejos de analizar y que solo es posible hacerlo si se tienen en cuenta los cuadros picassianos y la relación entre imagen y palabra. La segunda parte del libro es para los poetas del 27, como Jorge Guillén, Vicente Aleixandre o Alberti, especialmente, quien acudió desde su residencia italiana al funeral de su amigo en Francia.

Alberti, como otros muchos autores, revisa los símbolos del malagueño —el gallo, el toro, el caballo o la paloma— en un libro entero, Los 8 nombres de Picasso, que incluye la «Balada de Les demoiselles d’Avignon», una obra capital, según López, sobre las relaciones de la obra poética y la picassiana.

Federico García Lorca reflexionó sobre el Cubismo como una nueva mirada del arte y elogió al malagueño, y en sus poesías, sin referirse expresamente a Picasso, adopta las técnicas de este movimiento artístico, lo que se ve en esa «superposición de planos» que se da en sus versos menos apegados al realismo, apunta la ensayista.

La catedrática alude en numerosas ocasiones al Guernica, una de las obras cumbres de Picasso que atrae a muchos literatos porque aúna «estética y compromiso político».

«En medio de Picasso entre las dos llanuras y el árbol de vidrio, / vi una Guernica en que permaneció la sangre como un gran río, cuya corriente / se convirtió en la copa del caballo y la lámpara: / ardiente sangre sube a los hocicos, / húmeda luz que acusa para siempre», escribe Neruda.

En ese cruce de miradas, Picasso retrató a su vez a muchos poetas francesas, al escritor peruano César Vallejo e incluso hizo caricaturas a Neruda y Alberti «no demasiado elogiosas» por su vertiente irónica, apunta López.

También pintó en varias ocasiones a la Celestina y, aunque sea una faceta bastante desconocida, escribió algunos poemas vanguardistas.

Tenía curiosidad por todo, subraya la catedrática, lo que le lleva a estudiar a los clásicos y hacer una serie «impresionante» sobre Las Meninas de Velázquez.

«Deconstruye las técnicas de la poesía clásica y anterior, y también le interesan muchos los impresionistas franceses», pero en su reinterpretación, aclara, «siempre es Picasso». La influencia de Picasso es universal, recalca la profesora, que dice que cuando lee literatura extranjera se encuentra continuas referencias a él sin buscarlas.

«Uno de los grandes genios», concluye, que irradia en la cultura del siglo XX y XXI y que, como se constata en este libro, impacta en las obras de dos Premio Nobel como Neruda y Aleixandre, quien apostó por lo biográfico: «Allí, en la plaza que evocadora dicen, no, dijeron, / de Riego, nacía el malagueño».

Las pinceladas de Picasso en Neruda
Comentarios