domingo 26/9/21

Un programa en 12 sedes con un presupuesto de 240.000 euros

Lorena Valle admite que no son las fiestas que quisiera hacer, por culpa de la pandemia, pero sí un programa pensado para apoyar a sectores que lo están pasando mal como la hostelería, la cultura o los feriantes con un objetivo:celebrar la Encina
DX3P6F2-15-44-56-1.jpg

Con un presupuesto de 240.000 euros, no son las fiestas que quisiera la concejala Lorena Valle pero sí unas fiestas en tiempos del Covid que persiguen tres objetivos: dinamizar la ciudad, apoyar a los sectores más afectados por la pandemia como son la hostelería, los feriantes y la cultura y recuperar lo que ahora se denomina nueva normalidad para que, al menos, las ponferradinas y ponferradinos disfruten de algunos de los días más entrañables del año para muchas familias en el final del verano, a la vuelta de las vacaciones.

Después de tres años en el cargo, Lorena Valle reconoce que aún no ha podido plantear las fiestas participativas que tiene en mente desde que asumió el cargo. En 2019, tras las elecciones municipales, el programa ya estaba hecho; el año pasado se suspendieron y éste, asegura, ha intentado hacer lo que se puede siempre atendiendo al protocolo de la Junta de Castilla y León, que limita las concentraciones de público y establece una serie de medidas para sectores como la hostelería.

«Desde la Concejalía de Juventud y Fiestas del Ayuntamiento de Ponferrada y desde el Patronato Municipal de Fiestas hemos hecho un gran esfuerzo para poder conjugar las actividades lúdicas con las rigurosas restricciones que la normativa», explica la edil, que remarca que todos los condicionantes vienen establecidos por la Junta.

Las fiestas de la Encina que se inician hoy no contarán ni con pregonero ni con procesión el día de la patrona del Bierzo, ni con carrozas. En el primer caso, explica la edil, porque las restricciones no darían el protagonismo que merece la persona elegida, y en el caso de la gran celebración religiosa y el desfile de fiestas, por las medidas contra la pandemia.

Con todo, el programa ha establecido hasta 12 sedes distintas para lo actos con el fin de que la castigada hostelería se beneficie en la medida de lo posible de la afluencia de público a los actos. Desde la Feria de la Cerámica a los conciertos, pasando por el recinto ferial, los deportes. «Esperemos que el año que viene, la normalidad sea total ya», señala.

Estación Arte, La Rosaleda, el solar del antiguo Carrefour, el colegio Luis del Olmo, el Auditorio Municipal, la calle Don Pelayo, las plazas de la Encina, el Ayuntamiento y San Lorenzo o el parking Obispo Osmundo son las sedes junto con el recinto ferial, donde Ponferrada es pionera a la hora de permitir la vuelta de los feriantes. Y es que los caballitos, góndolas y demás atracciones han estado ausentes de muchos lugares en este año y medio de pandemia. «Es otro sector que ha sufrido mucho en este tiempo y queremos ayudarles», insiste Lorena Valle, quien remarca en que todos los actos masivos se harán cumpliendo la legislación, como es la colocación de sillas para seguir a las orquestas. Algo que, en principio, había quedado fuera del programa y que se incluyó a última hora atendiendo a una relajación de las normas de la administración autonómica en su última revisión a finales de agosto.

De todo el programa, y pese a la suspensión de Cima, el público infantil también tendrá sus actos en el colegio Luis del Olmo con Peque Encina hasta el próximo día 5. Y es que, como dice Lorena Valle en el saluda del programa que ha editado el Ayuntamiento, los niños y niñas «son una parte esencial en la alegría que irradian las fiestas».

Un saluda para los coleccionistas que no es un saluda al uso, para animar a los vecinos a disfrutar de las fiestas. Su final pide comprensión y que todos «cooperen para que estas fiestas discurran de una manera civilizada en el marco de la diversión sana y sin consecuencias sanitarias de las que todos nos tengamos que lamentar».

Un programa en 12 sedes con un presupuesto de 240.000 euros
Comentarios