viernes 4/12/20

SI NO TE LO PUEDES COMER, NO TE LO PONGAS EN LA PIEL

DR25P8F1-18-40-55-9.jpg
DR25P8F1-18-40-55-9.jpg

Quién no desea tener una piel sana, hidratada, nutrida, suave, sedosa y de aspecto radiante, pero por desconocimiento, pereza, o por falta de tiempo no cuidamos nuestra piel como se merece.

La verdadera belleza viene del interior, pero podemos también realzarla de forma natural al exterior. Si nos preocupa nuestra salud es importante no sólo leer y revisar los ingredientes de los alimentos y medicamentos, sino también de todos los productos de belleza e higiene diaria que aplicamos a la piel.

Importantísimo es optar por la salud consciente, en la que nos empoderamos y nos hacemos protagonistas de nosotros mismos y nuestra salud, y esto es incompatible con la pereza de saber que vamos a utilizar.

La piel ingiere

nutrientes y toxinas

Sabemos que nuestra nutrición es sobre todo por vía oral. Los alimentos que ingerimos los masticamos, tienen que descomponerse en el estómago antes de ser absorbidos, sin embargo, los cosméticos que usamos todos los días: cremas, perfumes, desodorantes, champús, barras de labios, laca de uñas y cabello, penetran en nuestra piel llegando a la dermis, donde están los vasos sanguíneos.

Nuestro cuerpo no es capaz de deshacerse de estos tóxicos porque solo reconoce y asimila sustancias que proceden de la naturaleza. Una vez que estos productos químicos encuentran un lugar en nuestro cuerpo tienden a acumularse año tras año, causando a veces alergias, dermatitis atópicas, y otras enfermedades, que no podemos seguir resolviendo con más químicos.

El valor de la

cosmética natural

El mercado mediante el márketing nos convence de las bondades de los cosméticos convencionales. Todo son supuestas investigaciones vanguardistas, ingredientes de moda recién descubiertas, modelos irreales.

Los cosméticos milagro no existen, pero sí existen los beneficios reales tanto a corto como a largo plazo de los ingredientes naturales.

«Lo natural» siempre

está y estará de moda

Cada vez somos más los que optamos por la salud consciente y apostamos por una cosmética «sin prisa».

Tratemos la piel en profundidad, entendamos sus necesidades vitales y lo que nos conviene, ya sea en alimentos, bebidas y en los productos cosméticos de higiene diaria.

Huyamos de los ingredientes de síntesis química y refugiémonos en lo simple, lo cercano, lo efectivo, lo que nuestra piel reconoce, ingredientes naturales derivados de las plantas: la cosmética natural.

Hazlo tú mismo

Y si lo elaboramos nosotros mismo mediante la cosmética artesana, aunaremos técnicas respetuosas con el medio ambiente, ingredientes seleccionados y fórmulas adaptadas a lo que necesita nuestra piel y la de los tuyos.

Mimémonos con exquisitas plantas de uso terapéutico, aceites y mantecas de origen vegetal, aceites esenciales, aditivos naturales que alimentan verdaderamente nuestra piel.

receta recomendada: Avena

Limpiadora y calmante, la avena supone una buena alternativa a los jabones para pieles sensibles.

Muele la avena hasta formar un polvo y añádelo al agua del baño, o aceite para hacer una mascarilla limpiadora calmante. Contiene grandes principios activos que la hacen muy eficaz.

¡Si no te lo puedo comer, no te lo pongo en la piel!

Cómo interpretar una etiqueta de un cosmético

Los ingredientes de un cosmético se reflejan bajo la denominación INCI (Internacional Nomenclature of Cosmetic ingredients) Según este criterio internacional los ingredientes se enumeran en orden decreciente de presencia, sin especificar contenido exacto. Por debajo de una concentración del 1%, pueden citarse sin orden. El idioma utilizado es el inglés.

Las sustancias aromáticas o perfumantes pueden mencionarse sólo con las palabras «perfume» o «aroma», sin más detalle, y son las sustancias, siempre de origen químico, que con más probabilidad pueden causar problemas.

En cosmética natural se suele utilizar aceites esenciales, extractos de plantas, con muchísimo menor riesgo de causar efectos secundarios.

Esta información es muy extensa y difícil de procesar. Existen una serie de aplicaciones móviles que nos pueden ayudar, dando una información bastante objetiva e inmediata, donde valoran y puntúan los cosméticos e incluso algunos alimentos y dan información de los ingredientes problemáticos: Yuca, Clean beauty, Ingred, entre otros.

NATURKAMO, ESCUELA DE

COSMÉTICA NATURAL DE LEÓN

SI NO TE LO PUEDES COMER, NO TE LO PONGAS EN LA PIEL
Comentarios