martes 22.10.2019

«Quiero una ciudad para todo el año»

«Quiero una ciudad para todo el año»

m. carnero | león


Juan Pablo Regadera afronta las primeras fiestas de Valencia de Don Juan como alcalde. «Serán unas fiestas para todos, con actividades para grandes y pequeños, en las que hemos intentado primar una intensa programación por encima de su duración en número de días, de ahí su concentración entre los dos fines de semana en los que celebramos y honramos a nuestros patrones», explica el regidor socialista.


Por lo que se refiere a sus planes de futuro para el municipio, del que se considera «un vecino más que ha creado y ve crecer aquí a su familia», quiere una Valencia para todo el año, una Valencia para sus visitantes, pero sobre todo para aquellos que viven aquí durante todo el año. «El otoño, el invierno y la primavera tendrán en nuestro calendario de actividades la misma importancia que tiene el verano. Aspiro a una Valencia en la que primen los programas culturales y de ocio sano, y que cuente con todos los servicios que la hagan aun más agradable, respetuosa y cómoda para residir».


Regadera tiene sus prioridades políticas claras. Lo primero que quiere resolver son asuntos que quedaron pendientes del curso anterior, como son la adjudicación de un nuevo contrato de suministro eléctrico y afrontar una nueva etapa en la gestión del servicio de limpieza viaria, ya que ha constatado que los vecinos demandan una mayor calidad en este servicio. También está pendiente de acometer la primera fase de la sustitución de la iluminación municipal pasando a emplear tecnología LED, así como la ampliación de la electrificación del polígono El Tesoro, como paso previo para futuras iniciativas público-privadas. En el ámbito de la gestión interna del Ayuntamiento, el alcalde está acometiendo cambios en los criterios organizativos, para mejorar la coordinación entre las diferentes áreas, adaptar los contratos y remuneraciones a la realidad, y estructurar la configuración de los puestos de trabajo y la plantilla de tal manera que permita absorber con desahogo y planificación los diversos trabajos y necesidades que se plantean a lo largo del ejercicio.


Sobre las inquietudes que le han hecho llegar los vecinos desde que es alcalde, Regadera destaca de que «por lo general lo que tienen son ganas de ver cambios», algo que cree que es comprensible. «Después de muchos años con las mismas personas al frente del municipio, es lógico que tengan cierta ansiedad por ver qué les ofrecen ‘los nuevos’, y para ellos estamos trabajando». El alcalde afirma que estos dos primeros meses han sido muy intensos, dada la importancia que tiene el verano en nuestra esta localidad. «Nos hemos centrado en organizar un variado programa de actividades estivales lúdicas y deportivas, repitiendo algunas que han gozado de mucho éxito en años pasados e incluyendo otras novedosas como el reciente festival Castle Food que también ha tenido una fantástica acogida».


Paralelamente la escucha activa de todos los concejales ha sido una prioridad para él. En la calle, en reuniones en los diferentes barrios, a través de la línea verde, han recibido propuestas de mejora en diferentes ámbitos que el nuevo equipo de Gobierno ha ido solucionado. «Estamos mejorando la señalización viaria horizontal y vertical, facilitando la identificación de plazas de aparcamiento, mejorando la accesibilidad para personas con movilidad reducida, realizando labores de limpieza y desmantelamiento de elementos sobrantes en diferentes barrios, intensificando la presencia de la Policía Municipal con el fin de acercarla más a nuestros vecinos y mejorar la seguridad ciudadana», explica.


En este corto espacio de tiempo como alcalde a Juan Pablo Regadera le gustaría que «los coyantinos percibieran que tienen en el Ayuntamiento a un equipo de personas que está a su servicio, que su único objetivo es mejorar la calidad de vida de sus vecinos, que no distinguen a unos de otros, que se equivocarán sin duda en ocasiones, pero acertarán en otras (espero) muchas». Por eso espera que «al final de nuestro mandato, dentro de cuatro años, todos podamos echar la vista atrás y afirmar que tenemos una ciudad más amable, moderna, dinámica y abierta».


Para concluir, el alcalde quiere que «estos días de fiesta son momentos para disfrutar con la familia, con los amigos, con las peñas». Por eso apunta que «son días de tradición, de encuentros y reencuentros, para poner fin al verano y dar la bienvenida al otoño, para compartir y gozar con moderación, civismo y respeto a los que nos rodean, y sobretodo, nuestro deseo de que sean especiales y que el día 15 todos puedan pensar que lleguen pronto las próximas», concluye.

«Quiero una ciudad para todo el año»
Comentarios