sábado 18/9/21

El tatarabuelo de los cocodrilos modernos

Hallado en el sur de la cordillera Patagónica el esqueleto de un ejemplar prehistórico de hace 148 millones de años, uno de los pocos que habitaban en tierra firme
El investigador Fernando Navas muestra unos restos óseos del ‘Burkesuchus mallingrandensis’. ANDRÉS BELLO UNIVERSITY

Una expedición conjunta de científicos chilenos y argentinos descubrió restos del esqueleto de un cocodrilo prehistórico de 148 millones de años en la cordillera Patagónica del sur de Chile, uno de los pocos cocodrilos que habitaban tierra firme junto a los dinosaurios.

Esta nueva especie, desconocida hasta ahora, fue descubierta en una expedición en 2014 en la región chilena de Aysén, pero la noticia no se ha publicado hasta ahora en la revista Scientific Reports del grupo Nature tras años de investigación. Bautizado como Burkesuchus mallingrandensis, el ejemplar ocupa un lugar clave en la historia de los cocodrilos, como reveló la estructura de su cráneo y de sus patas traseras, y puede considerarse el ancestro de los cocodrilos modernos, informó en un comunicado la chilena Universidad Andrés Bello, uno de los centros que participó en la investigación. El hallazgo tuvo lugar en las cercanías del enclave Mallín Grande, donde existe un yacimiento fosilífero de reptiles jurásicos con una antigüedad aproximada de 148 millones de años.

En ese lugar, ya en 2004 se encontraron los restos del dinosaurio herbívoro Chilesaurus diegosuarezi, lo que promovió numerosas exploraciones en esta región, lideradas por investigadores de la Universidad Andrés Bello y del Laboratorio de Anatomía Comparada y Evolución de los Vertebrados (Lacev) del Museo Argentino de Ciencias Naturales «Bernardino Rivadavia».

Los cocodrilos aparecieron a comienzos del período Jurásico, casi a la par que los primeros dinosaurios, y en pocos millones de años invadieron el medio marino, convirtiéndose en grandes depredadores de peces y otras especies acuáticas.

El tatarabuelo de los cocodrilos modernos
Comentarios