viernes 27/5/22
                      DF10P6F5-12-08-26-3.jpg
DF10P6F5-12-08-26-3.jpg

ana milena

El líder de la histórica protesta en defensa de los trabajadores agrícolas de California hace más de 60 años, César Chávez (1927-1993), se convierte por obra del artista gráfico Terry Blass en un «héroe» de cómic para alentar a las nuevas generaciones a no quedarse de brazos cruzados. En una entrevista con Efe por el Día de César Chávez, que se celebra en EE.UU. El 31 de marzo, el día de su nacimiento en Yuma (Arizona), Blass explica cómo encontró en el trabajo del sindicalista de origen mexicano una inspiración para el cómic Who Was the Voice of the People? Cesar Chavez. «Los jóvenes a veces sienten que el mundo a su alrededor está fuera de control y creo que a veces César Chávez también se sentía así. Pero él no se quedó cruzado de brazos, sino que hizo algo al respecto», señaló Blass, de 41 años y también con raíces mexicanas. En su nueva novela gráfica Blass plasma el mensaje de que «si quieres que algo suceda, muy a menudo, tienes que hacerlo tu mismo». «Esa actitud de Chávez puede inspirar a los jóvenes a actuar», afirma el artista gráfico, a quien la editorial Penguin Young Readers encargó un cómic para una serie sobre figuras históricas.

Autor de novelas gráficas como Hotel Dare y Lifetime Passes, Blass confiesa que inicialmente dudó en tomar esta responsabilidad porque nunca había creado un cómic basado en una persona real. Pero aceptó el reto porque le permitieron escoger un momento específico en la vida de Chávez para su cómic. La marcha de protesta de 563 kilómetros, desde Delano hasta Sacramento, la capital de California, que culminó en marzo de 1966 al cabo de 25 días fue el episodio elegido para la novela gráfica. «La actitud de Chávez de que voy a encontrar la forma de que su lucha suceda es muy inspiradora para mí y espero que lo sea para otros», señala. La marcha que lideró Chávez condujo al primer contrato laboral para la naciente Asociación Nacional de Trabajadores del Campo fundada por él y Dolores Huerta.

La tenacidad del sindicalista
Comentarios