martes 27/10/20

La ULE consigue una patente contra el ictus

Un dispositivo diseñado en León une la experiencia del grupo de Neurología con el departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica
Esquema del funcionamiento del sistema patentado por los investigadores de la ULE. DL

carmen Tapia

LEÓN

El grupo de Neurobiología de la Universidad de León, en colaboración con ingenieros del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica han desarrollado un dispositivo que ha sido recientemente patentado y que permite cuantificar de forma objetiva el sistema de orientación mediante vibrisas (los bigotes de los roedores, que sufren graves daños en los accidentes cerebrovasculares). Este sistema es uno de los más importantes en roedores y su control ocupa buena parte de la corteza cerebral. En los modelos experimentales de accidentes cerebrovasculares in vivo esta región está muy afectada y las vibrisas pierden mucha o toda su sensibilidad. «El sistema diseñado permitirá evaluar con más precisión los efectos de moléculas que actúan sobre sistemas sensoriales y que podría dar lugar a posibles fármacos contra el ictus», explica Arsenio Férnadez, profesor de la Universidad de León y director de grupo de Neurobiología. En los modelos de accidente cerebrovascular en roedores, hay unas regiones que controlan el principal elemento sensorial de estos animales, denominadas vibrisas (los bigotes del animal), que sufren grandes daños. Por ello, la evaluación de la lesión basada en la sensibilidad de las vibrisas es muy útil para evaluar el daño y la evolución de la lesión en estos modelos.

Los principales problemas en los estudios de conducta es que son difíciles de cuantificar con precisión y con objetividad, requieren al menos dos observadores independientes para reducir la subjetividad, especialmente en la determinación de los aspectos sensoriales. «Además, los roedores son animales nocturnos y se orientan esencialmente mediante vibrisas por lo que los ensayos de conducta, al menos para este tipo de ensayos, deben realizarse en oscuridad mediante infrarrojos. Esto obliga a realizar videos que luego deben ser analizados, lo que requiere un gran número de horas de evaluación».

Con este dispositivo se obtendrá una cuantificación objetiva de la orientación de los roedores que facilitará los estudios de conducta especialmente de la respuesta sensorial que es mucho más difícil de analizar que la respuesta motora, para cuya evaluación ya existen más dispositivos.

El sistema diseñado completamente en la Universidad de León, une la experiencia en ictus del grupo de Neurobiología, dirigido con la tecnología electrónica del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica, en particular la colaboración con los ingenieros Ángela Diez y Luis Ramos. «Hemos diseñado un laberinto, con diferentes rutas y sensores de movimiento, en el que el animal se mueve en la oscuridad. Los sensores envían la información a un sistema de análisis computarizado que permite conocer en todo momento la posición de animal y analizar su conducta. También se graba todo el proceso en vídeo. El sistema permite evaluar parámetros objetivos (tiempo, localización, velocidad, recorrido, etc). Esperamos que los resultados que se van consiguiendo con este dispositivo, permitan poder explotarlo comercialmente. Nuestro agradecimiento a la Universidad que ha financiado y apoyado todo el análisis de patentabilidad».

Los accidentes cerebrovasculares (ictus) y las enfermedades neurodegenerativas, como el Alzhéimer, están entre las patologías con mayor coste social y económico, vinculadas al envejecimiento progresivo de la población. «Aunque hay muchos factores que aumentan el riesgo, todos estamos expuestos a sufrir alguna de estas patologías y el riesgo aumenta a medida que vamos envejeciendo. Estas enfermedades no afectan sólo a la persona que las sufre, dan lugar a una disminución en la calidad de vida de la familia del afectado y muchas veces un importante problema económico». En el caso del ictus, el 50% de las personas afectados sufren una invalidez que requiere asistencia.

La ULE consigue una patente contra el ictus
Comentarios