jueves 27.02.2020

Un vino de Reyes

Un vino de Reyes

Nombre preñado de historia. Los pincerna, en la Edad Media, eran los encargados de servir el vino a los señores. Es de suponer que, entre sus labores, se incluía la de vigilancia para que éste estuviera siempre en las mejores condiciones y que, en muchos casos, se encargasen, incluso, de su elaboración. Esto es, una especie de sumiller medieval. Tal debía ser su importancia que su nombre e imagen aparecen en una de las pinturas de la basílica de San Isidoro de León, precisamente, sirviendo el vino en una cena.


Consta que los viñedos de Villacesam (hoy Villacezán), al sur de la provincia de León, propiedad de la familia García-Luengos, fueron entregados por el rey Bermudo a su fiel Pincerna Fáfila Petri, en el siglo XI.


Por ello, Pincerna es el nombre elegido por Gabriel García-Luengos y Alfonso Bazaga para su proyecto personal de vinos singulares Prieto Picudo y Albarín con el sello y garantía de la DO León. Una tercera pata compone el proyecto: Ándres Martín Carbonero, que se encargará del asesoramiento técnico.


La iniciativa se desarrolla en el bello e histórico pueblo de Grajal de Campos, y en el cual se ha involucrado la familia Espinosa, especialmente Abel, de cuyos viñedos también provienen parte de la uvas con las que se elaboran los Pincerna.


El empeño de la bodega es que la Denominación de Origen León sea reconocida como una zona de vinos ‘Singulares’ de la más alta calidad; no sólo de vinos rosados, sino también de grandes tintos de Prieto Picudo y blancos de Albarín. En esta línea está su Pincerna Sumiller, un gran vino, envejecido en barricas nuevas de roble francés y americano, que saca todo el potencial de la variedad autóctona Prieto Picudo en un vino voluminoso y redondo, con una compleja nariz frutal y especiada.


Siguiendo la misma línea se sitúa su Albarín, trabajado con Lías y su Albarín en Barricas de primer año. Dos delicias que van sumando nuevos premios y ganado adeptos a lo largo de la península Ibérica y otros lugares del mundo.


La marca Pincerna lleva años elaborando vinos, pero con su traslado a Grajal de Campos, los rectores han querido darle un nuevo impulso aumentando su producción. Tampoco sus propietarios son noveles en el mundo del vino. Años de experiencia jalonan su trayectoria. Hoy la bodega ya está integrada plenamente en la DO León, lo que supone toda una garantía de calidad. Garantía que también avalada por numerosos premios de prestigio internacional conseguidos por sus vinos. El más reciente el logrado por su Pincerna Albarín, una medalla de plata en la categoría de ‘Blancos sin madera’ en el concurso Premios Vinduero-Vindouro 2019 celebrado en la localidad portuguesa de Pinhel que reúne a los mejores vinos de España y Portugal.

Un vino de Reyes
Comentarios