lunes 18/10/21

Vacunas sin patentes, una medida de altura

EE UU obliga a la UE a recular sobre su negativa a liberar el derecho de propiedad mientras el director de la OMS califica de «un momento histórico» la propuesta de Biden
La liberación de las patentes permitiría aumentar la producción y las personas vacunadas en el mundo. JAVIER BELVER

Estados Unidos gira 180 grados y la Unión Europea está dispuesta a dar un viraje similar. Se abre a liberar las patentes sobre las vacunas anticovid que ni uno ni otro aceptaron cuando en octubre del pasado año Sudáfrica e India, con el respaldo de varios países en desarrollo, lo plantearon en el seno de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Desde entonces los ritmos de producción e inoculación de las dosis contra el coronavirus se han acelerado en las poblaciones occidentales mientras las cotas aún son mínimas en las economías de rentas medias y bajas.

Los líderes europeos hablarán sobre la liberación de patentes hoy, en la cumbre informal de jefes de Estado y de Gobierno que se celebrará en Oporto, a donde no viajarán los líderes de Alemania, Países Bajos y Malta por las restricciones del coronavirus. El francés, Emmanuel Macron ya se mostraba el pasado viernes a favor de levantar el derecho de propiedad intelectual, pero incidiendo en el mensaje de que «a corto plazo» la clave está en reactivar las exportaciones. Esto es, iba en la misma línea que Von der Leyen. Y también del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.

Será una discusión sin resolución, puesto que el desenlace se tiene que producir por consenso en el seno de la OMC y tardará todavía meses en llegar. .

Tres semanas de intensas deliberaciones marcaron el debate interno dentro de la Casa Blanca, que terminó derivando el miércoles por la noche en lo que el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS) calificó de «un momento histórico y monumental» en la historia de Estados Unidos y de la presidencia de Joe Biden. La decisión de eliminar temporalmente la protección de patentes para las vacunas de la covid-19 era «una medida extraordinaria para circunstancias extraordinarias», dijo la representante de Comercio estadounidense Katherine Tai al anunciarla en un comunicado, pero no estuvo exenta de controversia dentro o fuera de la Casa Blanca. El primer malestar llegó por parte de la secretaría de Comercio, Gina Raimondo, que enarbolaba la voz de oposición a esta medida pero que, según el Washington Post, no fue invitada a la reunión clave del miércoles en la que el presidente tomó la decisión final.

Vacunas sin patentes, una medida de altura
Comentarios