lunes 14/6/21

VALLE DE LACIANA

DZ11P4F3-18-18-15-3.jpg

AAdentrarse en el Valle de Laciana es poder disfrutar de un patrimonio natural y un entorno privilegiado, en donde el color predominante es el verde y las altas cumbres no dejan indiferente a nadie. Acoge una gran variedad de flora y fauna, entre las que se encuentra el oso, cuya presencia es más que palpable en la comarca. Un lugar excelente para desarrollar actividades deportivas y de turismo activo. Una zona característica por sus brañas, situadas en las zonas de alta montaña que nos conducen a la cultura y arquitectura tradicional, como la cabana o los chozos usados por ganaderos o pastores para guardar a sus reses. En ese mismo paraje, se enclavan bosques mixtos de robles y abedules, acebos, tejos o fresnos, para albergar especies tan singulares como el urogallo, el oso o los rebecos. También a través de rutas de senderismo, podemos disfrutar de lugares mágicos como los Tejos Milenarios, el farallón del Feixolín, que deja al descubierto una pared con pórfidos de composición muy singular, así como visitar las altas cimas a una altitud superior a los 2.000 metros, como es el caso del Cornón. Una comarca abierta también al mundo cicloturista, con un total de cuatro rutas BTT de distintas dificultades, la más reciente es la Bike Minera, una ruta circular de 40 kilómetros que recorre el patrimonio industrial del municipio y permite conocer enclaves naturales y lugares con gran valor cultural. Además, es un destino perfecto para disfrutar en familia y descubrir este entorno natural a través de la Vía Verde, siendo un recorrido de algo más de 6 kilómetros de distancia que une los pueblos de Villablino y Caboalles de Arriba. También cuenta con en Camino Natural, un recorrido de unos 8 kilómetros que une la capital lacianiega con Villaseca. La unión de ambas rutas deja un total en unos 15 kilómetros para poder disfrutar de la naturaleza ya sea caminando o en bicicleta, ya que ambos recorridos son 100 por cien ciclables. Un sinfín de posibilidades dentro de este turismo activo que también se puede disfrutar con otras opciones como piragüismo, rutas a caballo o barrancos. La comarca no se limita a turismo activo sino que también ofrece posibilidades en cuanto a turismo cultural, como visitar una lechería hidráulica ubicada en la pedanía de Sosas, conocida como La Popular y donde se puede conocer cómo se elaboraba la mantequilla, ya que su maquinaria se encuentra en funcionamiento. Además, el pueblo de Caboalles de Arriba acoge el Centro del El Urogallo, donde descubrir el entorno y costumbres de la zona. También se encuentra en el municipio dos castros prerromanos excavados e interpretados a través de paneles, en los que existen sendos miradores que regalan vistas de postal. Además, el municipio puede presumir de tener dos Bienes de Interés Cultural, la románica iglesia de San Julián en Robles y la Piedra Furada de Carrasconte. Un destino turístico con una excepcional gastronomía, una amplia oferta de alojamiento, restauración y servicios, así como empresas de turismo activo y otras empresas que ofrecen experiencias únicas como el alquiler de e-bikes, visitas guiadas a un colmenar ecológico o a una fábrica de cerveza artesana muy vinculada con la minería. Y todo ello recogido en una aplicación que el Ayuntamiento de Villablino ofrece a sus visitantes de forma gratuita, disponible para sistemas operativos Android e Ios, bajo el nombre «Laciana Turismo» que hace la función de guía del viajero al alcance de la mano.

VALLE DE LACIANA
Comentarios