martes. 27.09.2022

maría romanO

Pese a no haber tenido mucha suerte en el amor, el youtuber Malbert dice contar con mucha experiencia, por lo que decidió recopilar en Puto amor las historias amorosas que ha vivido. Las hay de todo tipo, desde la banalidad del amor de un fan y escenas más cómicas, hasta las más tóxicas y «duras».

Puto amor (Penguin Random House), su segundo libro, ha conseguido «sanar la herida» de su ópera prima, No insultes, gilipollas (2020), cuya publicación coincidió con la suspensión de encuentros con lectores y firmas de libros durante la segunda ola de la pandemia.

En esta nueva obra, Malbert utiliza un lenguaje coloquial, irreverente e incluso soez, como si de una conversación entre amigos se tratase.

En ocho capítulos, cada uno dedicado a alguna de sus exparejas, revive sus experiencias sentimentales desde la madurez y con «la información que hay actualmente», lo que le ha hecho ser consciente de que había normalizado algunas relaciones de maltrato físico y psicológico.

«Me di cuenta de que sufrí maltrato en el momento en que empecé a escribir», ha reconocido Malbert en declaraciones a Efe. Plasmar esas experiencias por escrito le resultó bastante duro, primero, por tomar conciencia de lo que había vivido y, segundo, porque esas heridas «igual no estaban muy sanadas».

Malbert (Barcelona, 1994) es diseñador gráfico, pero se convirtió en todo un fenómeno de las redes sociales por comentar diferentes programas de televisión y por sus críticas hacia otros «influencers». Una profesión «demonizada» por culpa de aquellos que vulneran todos los principios para rentabilizar su fama, en detrimento de los que hacen sus proyectos con coherencia, «sabiendo lo que pueden defender con su imagen», y entre los que él mismo se incluye, ha explicado el youtuber.

Un youtuber enamorado
Comentarios