viernes. 09.12.2022
Pandemia a casi 20.000 kilómetros de casa

Cuarentena en las antípodas para Sabina

«Vivo con preocupación lo que pasa en España», apunta la atleta berciana que reside en Nueva Zelanda, país en el que asegura que «la pandemia está más controlada», donde aún con restricciones «se puede salir a pasear»
Sabina Asenjo junto a su bebé, su principal preocupación. DL

Sabina Asenjo está viviendo a casi 20.000 kilómetros España y gran parte de su familia la pandemia del coronavirus. Lo hace junto a su marido y su hijo pequeño de unos meses en Masterton (Nueva Zelanda). Allí también existe confinamiento en sus hogares aunque como apunta la campeona nacional de lanzamiento de disco «es un poco menos restrictivo que en España». Para la atleta berciana, «al menos aquí se puede salir a pasear y hacer deporte. Siempre guardando las precauciones y la distancia. Yo vivo en una localidad pequeña donde me encuentro a muy poca gente. Y so ayuda», asevera.

«Llamo cada día a mi familia y vivo preocupada con lo que está pasando con tantos muertos»

Lo peor para ella es no poder estar junto a su familia en estos momentos. «Estoy con mi marido que trabaja en el sector forestal y con lo que está sucediendo está en casa. Y con el pequeño. Eso me alegra bastante aunque no mitiga en todo la preocupación que me produce lo que está pasando en mi país. Aquí vemos por televisión lo que sucede en España, Italia o Francia con tantos infectados y lo que es peor, los muertos. Me produce un gran desasosiego. Por suerte puedo hablar con la familia cada día y están bien. Eso me tranquiliza algo», precisa la discóbola berciana que destaca la menor incidencia de la pandemia del coronavirus en Nueza Zelanda. «Aquí han hecho las cosas muy bien y rápido. Muy parecido a lo que también sucedió en Corea. Cuando tenían unos 60 contagiados se paralizó el país. Sólo funcionan los sectores esenciales y salvo sanidad, farmacias, alimentación, agricultura o transporte el resto de personas han tenido que confinarse en sus casas. Esa actuación rápida ha sido muy efectiva ayudada también por la puesta en marcha de muchos test. Aquí tienes que ir al hospital para hacerlos y te tienen muy controlado para evitar que los positivos puedan ser un riesgo de contagio», precisa y añade que «tal vez eso ha posibilitado que el confinamiento no sea tan estricto como el otros lugares. Puedes salir a pasear cerca de tu residencia y a hacer deporte. Y eso mitiga en parte los problemas que causa todo confinamiento».

Sabina remarca también que el hecho de vivir en una localidad pequeña también ayuda. «Aquí no somos mucho y por eso es raro que te encuentres a gente cuando sales. Yo apenas en estas casi dos semanas (ayer se cumplían 13 días) he ido una vez a la ciudad a comprar. Y eso hace que los riesgos sean menores».

«En Nueva Zelanda la situación está bastante controlada. Aquí  se hacen los test a todos»

Afincada en los últimos años en las antípodas de su casa, Sabina considera que tal como está la situación el poder ver en persona a sus familiares va a llevar tiempo. «El tema de los desplazamientos está complicado. Y dada la situación actual también conlleva un riesgo por lo que ahora la comunicación con mi familia es vía telefónica o a través de las redes sociales. Esa vía de escape te ayuda mucho».

Y en su día a día también. «A mí apenas me ha cambiado respecto a los anteriores meses. No salía mucho porque estaba embarazada y luego con el nacimiento del niño su principal preocupación es él. Bueno, ahora al estar mi marido en casa ya que con el coronavirus está en confinamiento la ayuda es mayor y puedo disponer de un poco más de tiempo para salir a pasear aunque sea alrededor de mi casa. La suerte también es que aquí al ser viviendas unifamiliares tienes un jardín que te desahoga. Pero estaré más feliz cuando todo esto pase», remarca la atleta berciana Sabina Asenjo.

Cuarentena en las antípodas para Sabina
Comentarios