domingo 26.01.2020

Dos décadas después del sacrificio, Riaño riega la mitad del «vergel» prometido

El sacrificio de Riaño se realizó bajo la promesa de crear un vergel en la meseta de los Payuelos. Veinte años después esta zona es la que menos regadíos tiene implantados -11.000 hectáreas- y todos ellos en precario, sobre las 74.716 hectáreas de los 29 municipios de Tierra de Campos que prevé el Plan Hidrológico Nacional. El Páramo, con 30.000 hectáreas, y la margen izquierda del Porma, donde se riegan en precario otras 7.500 hectáreas, son las zonas más beneficiadas por el embalse, además de otras 7.000 hectáreas en Palencia y Valladolid a través del trasvase al Carrión. Ninguna de ellas estaba programada antes del pantano. Con la incorporación de estas áreas agrícolas, Riaño riega a día de hoy la mitad de las 84.000 hectáreas previstas. El canal alto de los Payuelos fue la primera infraestructura que se construyó y se inauguró en 1995, pero más de una década después no se han terminado de ejecutar los ramales y las redes secundarias en Los Payuelos, más de 134 kilómetros de tubos enterrados en el suelo cuyo flujo será controlado por ordenador cuando se pongan en marcha. El mismo sistema se implantará a partir de la próxima campaña en la margen izquierda del Porma, que con el azud de Villomar ha hecho intercambiables las aguas de este canal con las de Riaño. Un total de 7.500 hectáreas de Cabreros hasta Campazas serán las primeras que se rieguen en la provincia con el moderno sistema, si se cumplen los pronósticos de Matías Llorente, el presidente de los regantes de la zona Porma-Esla. Llorente estrenó su cargo de diputado provincial, como vicepresidente, durante las demoliciones de los pueblos de Riaño. Su candidatura formaba parte del pacto entre el PSOE y la UCL (Unión de Campesinos Leoneses), desde donde se aplaudía el cierre del pantano. «Pero no fuimos nosotros los que más nos movilizamos por el embalse» -recuerda- «sino los agricultores de la zona de Sahagún, de Los Payuelos y, curiosamente, es esa zona la que más atrasada va en los regadíos». El retraso es mayor en el caso del canal bajo de Los Payuelos, cuya primera fase sacó a concurso la empresa estatal Aguas del Duero el pasado 11 de junio (el plazo para las ofertas se cierra el 10 de septiembre) por importe de 47 millones de euros. Los primeros en beneficiarse fueron los regantes del Carrión, con el trasvase desde Payuelos de entre 5 y 8 metros cúbicos por segundo, para regar cerca de 8.000 hectáreas de antiguas tierras de secano en Palencia y en Villalón, en Valladolid. Con ello, se evitó construir el embalse de Vidrieros. El Páramo, más beneficiado Y para no hacer el de Omaña se ideó la elevación del canal bajo del Páramo en Villalobar para surtir 30.000 hectáreas que no formaban parte del programa inicial de regadíos en Riaño. «El pantano ha cumplido con creces los objetivos aunque con retraso, pero no podría regar todo lo previsto sin la modernización, que ahorra el 40% del agua de riego (de 12 a 13 a 7-8 metros cúbicos por hectárea). Impide también las grandes avenidas que sufría la vega del Esla», insiste Matías Llorente. «El PSOE tuvo el valor de cerrar el pantano y por ello perdió los votos de arriba y de abajo» MATÍAS LLORENTE Regantes Porma-Riaño

Dos décadas después del sacrificio, Riaño riega la mitad del «vergel» prometido