sábado 04.07.2020
Trabajadores

Denuncian que Sacyl no renovó a todos los que acudieron a la llamada Covid

Dos contratadas de los 338 refuerzos se sienten defraudadas y aseguran que hay más casos
Pilar Alonso se ofreció para trabajar en la pandemia, se contagió y no ha sido renovada. JESÚS F. SALVADORES
Pilar Alonso se ofreció para trabajar en la pandemia, se contagió y no ha sido renovada. JESÚS F. SALVADORES

El anuncio de la Consejería de Sanidad de renovar a las 338 personas contratadas de refuerzo durante la pandemia (61 enfermeras, 154 Tcae, dos matronas y 21 celadores) ha chocado con la realidad. Dos de esas personas que aseguran que en León hay más casos como ellas se han encontrado fuera del nuevo contrato hasta finales de octubre y manifiestan sentirse «defraudadas» con Sacyl, porque prometieron algo que «no han cumplido».

Pilar Alonso Rodríguez, de 56 años, acudió al llamamiento Covid y se incorporó a trabajar en el Hospital Monte San Isidro el 23 de marzo, en una de las semanas más duras. Recibió una gran carga viral al atender, sobre todo, a los ancianos que llegaban con la enfermedad a las instalaciones y con escaso material de protección. El 2 de marzo se puso de baja. Reconoce que ella está en la bolsa de 2017 para interinidades aunque no alcanza esos puntos, pero cuando se necesitó personal para frenar al Covid no dudó en apuntarse por vocación y esperaba continuar, aunque nadie la ha llamado. «Di cinco positivos, he llamado a la bolsa y me dicen que avise a los sindicatos, que no estoy afiliada a ninguno, he trabajado en el momento duro, pero ahora no me dejan hasta que se abra la nueva bolsa», lamenta.

Igualmente, Silvia Martín Blanco, Tcae, se sumó a la batalla contra el virus, porque mucho personal apuntado en la bolsa «se negó a ir por miedo a contagiarse, aunque no han sido penalizados», indica. Ella no dudó y se ofreció.

Cinco positivos
Además de contagiarse, Alonso y Martín se sienten utilizadas y desechadas, lo que les genera desilusión

«Me hicieron contrato del 24 de marzo al 31 de mayo y no he sido renovada porque a partir de ahora van a llamar por orden de puntuación según la bolsa». Por eso se pregunta dónde están los contratos ofrecidos de prórroga y si se los dieron a las personas que se negaron en su día a acudir. Como Pilar Alonso, los primeros días recibieron bolsas de basura como Epis y una mascarilla FFP2 para todo un ciclo, es decir, seis días continuos laborales. Fue contagiada de Covid-19.

«Me siento utilizada y desechada, pero lo peor de todo, es desilusionada. De todas formas, me quedo con lo bueno, con lo aprendido, con la gran vivencia personal que me va a marcar para toda la vida, con los grandes compañeros que he tenido a mi lado y que lo han dado todo, y con el recuerdo de las personas que he visto morir en la soledad de sus habitaciones. Sólo pido, que no se nos olvide ésto tan pronto», señala.

En su primera PCR realizada el día 16 de mayo en el Hospital dio negativo aunque tenía fiebre y como faringitis que no le tuvieron en cuenta. El 28 también fue negativa, pero la prueba serológica fue positiva tanto en IgG e IgM, lo que significó que había pasado la enfermedad. «Me llama el médico de salud laboral, le explico todo lo sucedido y pone en su diagnóstico asintomática con causas difusas», recuerda.

Según los datos de la Junta, en el Hospital leonés la renovación de los contratos de refuerzo beneficia a 90 enfermeros y 80 tcae. En el Bierzo y Atención Primaria la previsión es también renovar a las personas que dedicaron su esfuerzo hasta final de octubre, pero en el proceso «algo está pasando», denuncian.

La idea que manifestó el Ejecutivo autonómico en reiteradas ocasiones fue renovar esos contratos «porque la epidemia no ha acabado, porque puede haber un repunte y porque nos van a ser de gran ayuda para hacer sustituciones en vacaciones o para llevar a cabo funciones previstas en el proceso de desescalada», explicó la consejera de Sanidad, Verónica Casado, hace unos días, antes de anunciar que también se prevé la renovación de los contratos de diez médicos que participaron estos meses en el trabajo en León.

Los sindicatos exigieron mantener esos refuerzos hasta que la crisis sanitaria esté totalmente controlada para no transmitir la idea de «personal de usar y tirar», que «no concuerda con las muestras de agradecimiento de la sociedad y la propia administración».

Denuncian que Sacyl no renovó a todos los que acudieron a la llamada Covid