lunes 06.04.2020
Nuevas vidas

La generación de la cuarentena

Las maternidades de la provincia han atendido más de 60 partos desde que entró en vigor la cuarentena social
«Cuando veamos a Lara nos llamará por el nombre», bromea la familia. DL
«Cuando veamos a Lara nos llamará por el nombre», bromea la familia. DL

Puede que algún día se les bautice como la generación cuarentena. De momento, de bautizos, nada. Lara es una de las primeras criaturas nacidas en León bajo el Estado de Alarma por el Covid-19. Ángela y Miguel llegaron a Urgencias del Hospital de León hacia las nueve de la mañana del domingo 15 de marzo. Doce horas después, vino al mundo la niña de la familia; Martín, el hijo mayor, tiene cuatro años, y no conoció a su hermana hasta que llegaron a casa tres días después.

La maternidad está sujeta a los rigores del aislamiento para proteger a madres y bebés y sólo se permite la entrada de una persona, generalmente el padre. Más de medio centenar de leoneses

El temor al contagio

«Nos ha dado tranquilidad que haya nacido en la clínica y no tener que subir al hospital»

han venido al mundo en la provincia desde que Gobierno decretó la cuarentena social para parar el coronavirus. «No es el mejor momento», reconocía un padre primerizo a este periódico. Pero la vida no se detiene. Continúa en las situaciones más difíciles.

El miedo al coronavirus planea sobre las madres y los padres que se enfrentan al alumbramiento de una nueva vida. El Hospital de León ha adoptado medidas para evitar que las urgencias de partos pasen por la puerta habitual de Urgencia. Se reciben en la planta.

‘Adaptados’ al virus

Martín, el hermano de Lara, aceptó que no podía ir a verla al hospital «por el coronavirus»

En HM San Francisco no tienen pacientes respiratorios. Con los medios puestos a disposición del sistema nacional de salud, se han centrado en partos y otras especialidades. «Las embarazadas nos han hecho numerosas consultas y hemos elaborado unas pautas de actuación de acuerdo a las evidencias científicas y a las recomendaciones ministeriales», asegura la ginecóloga María Luisa Alija.

El miedo a contagiarse y a contagiar al bebé hay que mitigarlo con el mayor rigor en la cuarentena social. Con las cuatro semanas de Estado de Alarma decretada y al ritmo de nacimientos del año pasado pueden nacer en la provincia bajo el signo de aislamiento cerca de 200 niños y niñas.

El Covid-19 ha cambiado las rutinas y el ambiente bullicioso de la planta de la maternidad. Las madres sanas que han dado a luz hasta ahora, como es el caso de Ángela Mateos, han podido estar acompañadas de sus maridos, pero las visitas están restringidas. «El pasillo está vacío y el personal viene protegido totalmente, se lavan continuamente las manos», explica.

embarazadas

Hay que extremar las medidas. En los hospitales públicos de León y el Bierzo están preparados para que ingresen parturientas con Covid-19 pues, aunque aún no se ha dado el caso en la provincia, es previsible que pueda suceder en las próximas semanas.

Ya se han dado en España varios casos de bebés nacidos de madres con coronavirus. Los hospitales tienen que seguir el protocolo general del Ministerio de Sanidad, que adaptarán a cada caso particular, y en el caso de León, se ha establecido un sistema de coordinación entre los servicios de Obstetricia y los equipos de Atención Primaria para atender a mujeres embarazadas que puedan dar positivo.

Medidas sanitarias

El Hospital de León cuenta con habitaciones de aislamiento por si llega una parturienta afectada

«Hay escasa evidencia de transmisión vertical», señala la guía del Ministerio de Sanidad. En cuanto al riesgo de transmisión horizontal, por gotas o por contacto, a través de un familiar contagiado «es igual que en la población general. Hasta ahora se han descrito tres casos cuyo síntoma principal fue fiebre en dos casos, acompañada en un caso de vómitos y en otro de tos. información de sus embarazadas», explica el Ministerio de Sanidad. Los bebés sufrieron síntomas muy leves.

bebe2

Las recomendaciones están sujetas a cambios en función de los casos que se vayan presentando. El protocolo del Ministerio de Sanidad hace hincapié en establecer medidas de triaje para identificar posibles casos de madres infectadas. La forma de proceder dependerá del tiempo de gestación y de la sintomatología, grave o leve, que presente la mujer.

Si fuera preciso el ingreso hospitalario tiene que estar aislada. En el Hospital de León han previsto de momento dos camas para estas situaciones, pero todo dependerá de la casuística que se presente. Estas habitaciones, de forma ideal, tienen que contar con el mayor equipamiento posible para evitar traslados de la mujer y se aconseja que reducir el número de profesionales sanitarios y no sanitarios que accedan a la habitación de la mujer infectada. De hecho, tiene que hacerse un registro de todas las personas que atienden o visitan a la mujer. Las visitas se restringen a una sola persona y también hay que registrarlas.

Prestaciones

«En el Registro Civil había una persona y nos dijeron que nos avisarían. Todo se retrasa»

«El manejo de la mujer embarazada infectada por SARS-CoV-2 debe correr a cargo de un equipo multidisciplinar que establezca el lugar más adecuado para el correcto tratamiento del binomio madre-feto y que permita mantener el control y la pronta actuación en caso de deterioro materno o fetal o inicio trabajo de parto prematuro establece estrictas medidas de protección individual para el personal» que la atienda, señala el Ministerio de Sanidad

Por norma, los niños nacidos de estas madres tienen que pasar un aislamiento hasta que se determine si están o no infectados. Si da negativo y se descarta la infección, «se puede suspender el aislamiento pudiendo ser atendido de forma rutinaria por su cuidador principal sano (o personal sanitario)», señala la guía oficial de Sanidad. Si diera positivo tiene que estar en aislamiento y con monitorización de constantes, toma de muestras microbiológicas y restricción de visitas a un cuidador principal sano.

En cuanto al manejo del puerperio, se aconseja una fluida comunicación del equipo de obstetricia. Si se garantiza un adecuado aislamiento entre madre-hijo, «se podría valorar la realización del clampaje tardío de cordón y contacto piel con piel tras el nacimiento», señala la guía.

Las autoridades sanitarias son muy cautelosas ante la falta de evidencia sobre la transmisión vertical. Aconsejan valorar en cada caso los pros y los contras. En cuanto a la lactancia materna, se recomienda mantenerla con una adecuada protección e higiene ante los beneficios que supone para el bebé. Así lo consideran la OMS y la Sociedad Italiana de Neonatología.

En España se recomienda consensuar con la madre esta decisión. Desde la asociación El Parto es Nuestro solicita que ante casos de mujeres contagiados se facilite el acompañamiento por una persona de elección de la mujer, se facilite el parto vaginal, el pinzamiento de cordón cuando deje de latir y el contacto piel con piel, así como la lactancia materna.

También solicitan promover el alta precoz cuando la madre y el recién nacido no requieran prolongar el ingreso. Solicitan al Hospital de León, que se respete el derecho de la mujer sobre el proceso y se tengan en cuenta sus elecciones según la Estrategia de Atención al Parto Normal.

La generación de la cuarentena