miércoles 01.04.2020

El Gobierno admite que hay que recuperar «los equilibrios perdidos a lo largo de décadas» en León

La vicepresidenta Teresa Ribera promete tras la histórica manifestación del domingo «generar oportunidades»

La reacción del Gobierno de Pedro Sánchez a la protesta histórica que vivió León el domingo fue sustentada ayer por la vicepresidenta Teresa Ribera. El Ejecutivo reconoce el desequilibrio territorial que se ha cronificado en León y la falta de oportunidades que padece la provincia como razones más que justificadas para sacar a la calle a más de 80.000 personas en una de las manifestaciones de la España vaciada más multitudinaria y además histórica para León. «Hay que facilitar una recuperación que lamentablemente se ha perdido a lo largo de décadas en el territorio», declaró ayer la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, en declaraciones recogidas por Diario de León.

Ribera reiteró el compromiso de su Gobierno con León al recordar que será Javier Izquierdo —actual delegado del Gobierno en Castilla y Léon— el interlocutor del Ejecutivo en la Mesa por el Futuro de León que, auspiciada por los sindicatos, estará integrada por los tres gobiernos con dominio sobre la provincia leonesa: el central, el autonómico y el provincial. «Estamos trabajando con ellos [por los convocantes] y el delegado del Gobierno será el que trabaje directamente con esa Mesa por León», subrayó brevemente a pesar de que hace sólo unos días se comprometía de manera personal con la constitución y desarrollo de este nuevo foro de discusión que ahora deja en manos de su representante en la Comunidad.

Y en su opinión, este cambio no se puede hacer sin contar con las personas. La vicepresidenta añadió que una transformación «tan profunda» como la que requiere la transición energética —uno de los pilares básicos para el resurgimiento económico de León— «no se puede acometer» si se olvida a las personas. Ribera subrayó que actualmente la sociedad se encuentra «en el epicentro» del momento del cambio y afrontando «la década más complicada» para alcanzar los objetivos del camino hacia la descarbonización de la economía, algo que España ha adelantado y por lo que ha dejado de recibir millones de euros en ayudas de Europa frente a Polonia o Alemania.

Esta «falta de oportunidades», como lo califica la vicepresidenta, exige una hoja de ruta para revertir la situación angustiosa que viven decenas de pueblos y las pequeñas ciudades de León. 80.000 manifestantes son más que todos los habitantes de Ponferrada, uno de seis ciudadanos de la provincia. De momento, la cita es el próximo día 3 de marzo, si bien la vicepresidenta, según pudo confirmar ayer este periódico, no se va a exponer públicamente en estas primeras negociaciones.


y16f20114_19432859Si ayer el foco mediático se dirigió hacia la sociedad lenonesa, entre los miles y miles de personas que se echaron a la calle para reivindicar un futuro para León quedaron imágenes singulares del 16-F; principalmente las protagonizadas por políticos de partidos rivales. Es el caso de los muchos encuentros —roces también— que se produjeron a mediodía en la ciudad.

El Gobierno admite que hay que recuperar «los equilibrios perdidos a lo largo de...