jueves 27/1/22

El nuevo Instituto para la Transición Justa, el anterior Instituto para la Reestructuración de la Minería del Carbón y Desarrollo

Alternativo de las Comarcas Mineras, contará el próximo año con unos recursos de 297 millones de euros para llevar a cabo actuaciones de reestructuración de la minería del carbón. Así consta en la memoria del proyecto de presupuestos generales del Estado para 2022 según la cual en el sector de la minería ocupa un «lugar central» la reestructuración de la minería del carbón, que se ha venido desarrollando dentro del finalizado Marco de Actuación para la Minería del Carbón y las Comarcas Mineras en el período 2013-2018.

El Real Decreto-Ley 25/2018, de 21 de diciembre, de medidas urgentes para una transición justa de la minería del carbón y el desarrollo sostenible de las comarcas mineras, por el que se instrumenta el nuevo Acuerdo Marco, suscrito el 24 de diciembre para el periodo 2019-2027, da continuidad a la política de reactivación de las comarcas mineras.

En el apartado de transferencias de capital está previsto destinar 84,8 millones de euros para infraestructuras en las cuencas y los proyectos generadores de empleo se financiarán con 34,7 millones de euros, en el caso de los grandes proyectos, y con 11.2 millones de euros para los minimís.

En cuanto a la transición justa, los fines perseguidos son el fomento de proyectos que contribuyan al mantenimiento y creación de actividad y empleo; la fijación de población en el territorio y la promoción de una diversificación y especialización coherente con el contexto socio-económico; y el desarrollo de infraestructuras en los territorios afectados por la descarbonización de la economía.

Para ello, el Instituto gestionará 110 millones de euros procedentes de los 2.876 millones del MRR para la promoción de energías renovables, eficiencia energética y movilidad sostenible y para convenios de transición justa en zonas de transición energética.

El epígrafe concreto de ese programa es para inversiones en transición justa dirigidas a reducir el impacto de la crisis de la pandemia Covid, la vulnerabilidad ante las contingencias y contribuir a la cohesión social y territorial de unas «zonas muy concretas» marcadas por la transición energética.

El grueso de los otros fondos, 630 millones, es para el desarrollo de energías renovables innovadoras, integradas en la edificación y en los procesos productivos con el fin de incrementar considerablemente el uso de energía renovable sobre el consumo de energía final.

El Instituto para la Transición Justa gestionará 297 M€, con 36 para proyectos...
Comentarios