jueves 22/4/21

UN LEVIATÁN SANITARIO

Un año después del comienzo de la pandemia aún somos muchos los que no hemos tenido tiempo para realizar una reflexión profunda. Nunca se había vivido una cuarentena tan globalizada, un Leviatán sanitario como el actual. Me resulta casi doloroso recordar cómo hace tan solo un año, nuestra sanidad que parecía sólida, se acercó al colapso en apenas unos meses tras el inicio de la pandemia. A cambio, la lucha contra el virus ha encontrado a miles de profesionales que le han plantado cara con vocación, trabajo y sacrificio; profesionales que a su vez vivieron con la intranquilidad de infectar a sus familias. Hemos tenido que trabajar con fatiga, ansiedad, pero, sobre todo, con incertidumbre, que es la mejor compañera del miedo. No pudimos desconectar entre la primera ola y las siguientes. Empezamos a estar cansados, muy cansados, pero no derrotados. Hemos tenido que reestructurar los hospitales, contratar más personal, incrementar las camas de pacientes críticos; aún me queda por conocer la visión de todos aquellos profesionales que han trabajado en equipos híbridos y multidisciplinares, identificar si en un futuro esa puede ser una forma de trabajo. Estoy convencido de ello. Las crisis son oportunidades para crecer, no obstante, experimentar una dificultad, no garantiza, por sí solo, el progreso y el aprendizaje; debe haber un esfuerzo consciente por identificar lecciones.

UN LEVIATÁN SANITARIO
Comentarios