sábado 4/12/21
Combatiendo la pandemia

La luchadora que guarda las calles

«Se me eriza la piel cuando estás de patrulla y a las ocho de la tarde salen a sus ventanas y al pasar nos expresan elogios tan bonitos que son sentimientos indescriptibles», dice emocionada
Yohanna Alonso lucha contra la pandemia del coronavirus desde su profesión de Guardia Civil. JESÚS F. SALVADORES
Yohanna Alonso lucha contra la pandemia del coronavirus desde su profesión de Guardia Civil. JESÚS F. SALVADORES

Yohanna Alonso durante muchos años entregada a la más dura preparación y entrenamiento en disciplinas de combate, entre las que ocupa especial apartado el boxeo tailandés del Muay Thai, combate durante este tiempo contra la pandemia del coronavirus en su profesión de guardia civil. «Es en un estado de tensión y tristeza. Tensión laboral por la tarea ejercida diariamente con la ciudadanía y tristeza al estar lejos de los míos», manifiesta la campeona del mundo de Muay Thai, destinada en la Comandancia de Huelva, donde ejerce concretamente en el puesto del municipio de Trigueros.

Yohanna Alonso es bicampeona del mundo de Muay Thai. Durante esta pandemia debe entrenar en casa. Mientras, en su profesión controla que se cumpla con el confinamiento por el coronavirus como agente de la guardia civil. Sobre los cambios que se han producido para la campeona con esta enfermedad del coronavirus en sus entrenamientos y competiciones de Muay Thai y también en tu trabajo, afirma: «Mi vida ha dado un giro de 180 grados. El día 8 de marzo estábamos compitiendo el Campeonato de España de Muay Thai FEKM con resultado de oro en mi categoría y una semana después nos estaban cancelando las finales de los campeonatos de kick light de Andalucía y decretando el estado de alarma».

Cambio radical

«Mi vida ha dado un giro de 180 grados desde que se extendió la pandemia»

Ante esta situación, Yohanna Alonso explica lo que le sucedió a continuación: «Incorporación inmediata al trabajo. A la hora de patrullar tenemos que extremar las medidas de precaución. Para evitar contaminar en el caso de que seamos portadores asintomáticos, lo que desconocemos hasta el momento, y también de ser contaminados».

Según la campeona del mundo de Muay Thai, desde que la pandemia del coronavirus se extendió por todos el país, tiene un ajetreo mucho mayor en su puesto de trabajo como guardia civil. «Sí, la verdad que el nivel laboral ha subido y es mucho más estricto desde que surgió la enfermedad del coronavirus».

De deportista de élite a combatir el virus desde su posición de guardia civil, explica como ha afrontado esta experiencia: «Adaptándome a la situación como cualquier deportista. Intentando acondicionar con la ayuda de mis entrenadores Juanky Arazola (entrenador de funcional) y Antonio Ponce (entrenador de thai y k1) los ejercicios diarios para minimizar la pérdida de masa muscular, fondo y técnica.

Sentimiento especial

«Siento impotencia de ver a las personas sufrir y morir y no poder hacer nada para ayudarlas»

A la pregunta de qué siente cuando aparece una enfermedad así, la guardia civil expresa: «Siento impotencia, de ver a las personas sufrir y morir y no poder hacer nada para ayudarlas.

Sobre lo que se le pasa por la cabeza cuando la sociedad asegura que es una de las profesiones héroes para combatir esta epidemia, reconoce: «Se me eriza la piel, cuando estás de patrulla y a las ocho de la tarde salen a sus ventanas y al pasar nos expresan elogios tan bonitos que son sentimientos indescriptibles. Estamos para servir y proteger a la ciudadanía».

Yohanna Alonso, campeón del Mundo de Muay Thai y guardia civil, vive a un millar de kilómetros de su padre. Una distancia que en estos días de estado de alarma por la pandemia del coronavirus todavía parece una distancia donde la lejanía se multiplica mucho más. Yohanna Alonso recuerda con emoción: «Puse el manos libres para que escuchara la sirena y a los vecino aplaudiendo. Muy emocionado lloraba».

Yohanna Alonso lucha contra la pandemia y cree que en estos momentos «lo primordial es frenar al coronavirus y luego ya habrá tiempo para el deporte y lo que tenga que venir», expone con gesto siempre optimista la bicampeona del mundo de Muay Thai.

Durante este tiempo no puede entrenar fuera de casa, por lo que su técnico le manda las sesiones de trabajo por vía telemática: «En una App me manda los entrenamientos que tengo que hacer cada día».

Concluye esperanzada: «El día que nos volvamos a dar los abrazos está cerca, con el esfuerzo de todos ese día está más más próximo».

La luchadora que guarda las calles
Comentarios