miércoles 01.04.2020
Provincia

Manos con puntadas de esperanza

Del Órbigo a Laciana, de Laciana al Páramo, por toda la provincia surgen iniciativas ciudadanas para confeccionar material de protección para aquellos que están en la primera línea de fuego del virus. No tienen intención de parar
Confección de mascarillas en Carrizo de la Ribera. RAMIRO
Confección de mascarillas en Carrizo de la Ribera. RAMIRO

Los días de confinamiento y las necesidades perentorias de material de protección en los centros de salud, hospitales y residencias de la tercera edad siguen despertando el espíritu solidario de los pueblos. Medio centenar de personas llevan días confeccionando mascarillas en tres pueblos de Carrizo de la Ribera con una sincronización perfecta y bajo la tutela de un experto, el diseñador Santi Di de Sant, quien ha puesto en marcha esta cadena de trabajo que ya ha elaborado 2.000 mascarillas y que dispuestos a quintuplicar esta cifra. En el taller de Di de Sant en Carrizo de la Ribera fue donde se pergeñó una idea que está abastecimiendo de material a las residencias de la tercera edad de la zona y que se está exportando a pasos agigantados por toda la comarca. El diseñador, que realiza en su taller los cortes en las telas que luego coserán las voluntarias, asegura que ha tomado como modelos las mascarillas que habitualmente utilizan los sanitarios y que lo más complicado es encontrar el material para su elaboración. De hecho, lo ideal es que sean mascarillas 100% algodón con una capa de TNT, un tejido de fibras óptimo para este uso, y que ahora escasea. El sistema está preparado para que las tejedoras realicen las labores en su casa, sin tener contacto con el resto de la cadena. Recogen las telas cortadas y luego entregan las mascarillas ya confeccionadas. El Ayuntamiento de Carrizo se ha hecho cargo de financiar las gomas y el próximo material que adquieran tamibén lo financiará el municipio. Hasta ahora han trabajado con el material del que disponían.

AVALANCHA EN LACIANA

Y del Órbigo a Laciana. Esta iniciativa surgió de un taller de costura de Villablino al que son aficionadas varias mujeres de Laciana. «¿Por qué no hacemos mascarillas para los sanitarios del valle?», preguntó la propietaria del Taller Artesanal Alba.

No hizo falta repetirlo dos veces. Todas conocían perfectamente la alarmante escasez de este tipo de material. Llamaron primero al centro sociosanitario y allí les dijeron que estaban bien surtidos, que la carencia afectaba básicamente a las residencias de ancianos. Al centro que más le acuciaba era al Valle de Laciana en Villablino. Y se pusieron manos a la obra de inmediato.

DL25P10F9-20-13-54-1
Trabajadoras e internas de la residencia Valle de Laciana. DL

Nada más llegar a casa cogieron telas, aguja, tijeras y gomas elásticas para que ajustaran bien y se pusieron manos a la obra. Se pusieron en contacto con esta residencia que les facilitaron sábanas de algodón para hacerlas porque este material es el más adecuado y en muy poco tiempo facturaron ochenta mascarillas que les donaron de inmediato.

Pero la cosa no quedó ahí porque el espíritu solidario de la gente va siempre un paso por delante. Y más ahora. «Luego nos llamaron de una residencia de ancianos de Cacabelos para que les hiciéramos 40 y luego para la de Fabero que les hicimos otras treinta, además de personas particulares y asistentes sociales», explicó Aidé Ríos, la responsable del taller de costura. Ella y otras mujeres como Marisa, Lorena, Marga, Pacita, Mari, Susana, Laura, Geli y Patricia son las que hicieron posible esta pequeña historia de solidaridad en tiempos del coronavirus.

La solidaridad también ha aflorado en estos días en la comarca del Páramo donde de manera espontánea varios grupos de personas comenzaron hace unos días a hacer en sus casas mascarillas. Es el caso de Santa María del Páramo donde desde el pasado viernes por la tarde un grupo de cuatro personas trabajan casi a destajo en sus ratos libres. Lo cuenta Elsa de Paz. «Una chica llamó el centro médico a ver si necesitaban mascarillas y le dijeron que sí. Enseguida nos pusimos manos a la obra. Con telas que nosotros teníamos y otros materiales donados la Mercería Selena comenzamos a fabricar en nuestras casas el viernes y el lunes entregamos 100 al centro de salud. Nos dijeron que unas eran para ellos y otras para la residencia de mayores». Pero las peticiones han ido creciendo de día en día. La Agrupación de Protección Civil de la localidad también «nos pidió y les hemos dado unas pocas y ahora estamos haciendo unas 100 que nos pidieron el pueblo de Villarrín del Páramo. Vamos a seguir haciendo mientras tengamos material».

En Pobladura ha surgido una iniciativa similar. En este caso es un grupo de mujeres jubiladas las que se han puesto manos a la obra con sus máquinas de coser. Y en apenas un par de días ya han hecho casi 200 mascarillas con material donado por un vecino. Organizadas directamente por el alcalde, José Ángel Tranche, que las va repartiendo entre los vecinos del pueblo que las necesitan, especialmente entre la gente mayor.

Trabajadoras e internas de la residencia Valle de Laciana. dlVictoria y Gelina, dos de las costureras de Pobladura. MEDINA

Manos con puntadas de esperanza