sábado. 04.02.2023
| Reportaje | Progreso contranatura |

Más de 30 pueblos sufren el riesgo de graves avenidas

La facilidad de los accesos y la fertilidad del territorio han favorecido en León el asentamiento de poblaciones o grupos de viviendas sobre cauces de ríos secos o ya desaparecidos
La Comisión Técnica Nacional de Inundaciones de Protección Civil ha inventariado 31 lugares de la provincia que pueden padecer el riesgo de sufrir avenidas con daños graves sobre vidas humanas y haciendas. Casi una veintena de estos puntos son poblaciones o grupos de viviendas construidos sobre cauces de ríos secos o desviados. El fácil acceso a estos espacios y la fertilidad del territorio son las dos causas que, según esta institución, han favorecido la creación de nuevos espacios vitales en zonas críticas. «Todo ello favorece que el proceso natural que es la inundación pueda llegar a convertirse en catastrófico, subraya el atlas de León realizado por el Instituto Geominero de España a encargo de la Diputación Provincial de León. Este mismo estudio, el más completo realizado sobre la geografría leonesa, recuerda que las inundaciones, como fenómenos naturales que forman parte de la dinámica fluvial, suelen repetirse de forma cíclica con avenidas de mayor o menor caudal. A veces, añade, estas avenidas son una causa muy importante de enriquecimiento de la vida animal y vegetal en las llanuras de inundación, pero sus consecuencias pueden ser catastróficas para las personas. A pesar de ello, la recomendación del Instituto Geominero es que estos espacios que están levantados, al menos en parte, sobre cauces de ríos ya desaparecidos no sean abandonados, sino que las instituciones deberían llevar a cabo una serie de actuaciones para impedir que los terrenos continúen sujetos a inundación. En tal sentido, la CHD continúa denunciando, sobre todo en el Bierzo, las construcciones levantadas junto a ríos o pantanos. Casi todas las las localidades ubicadas en zonas de riesgo padecen las denominadas avenidas transitorias, que producen inundaciones por fuertes precipitaciones concentradas en pocos días y, casi siempre, en muy pocas horas. Estos casos prsentan un periodo de retorno alto con una probabilidad de ocurrencia baja, lo que las hace peligrosas. En esta situación se encuentran tramos de los cauces de los ríos Órbigo, Valderaduey, Esla, Porma, Porquera, Turienzo y Duerna. Por el contrario, las inundaciones que se controlan por los parámetros de la propia cuenca, lo que las hace predecibles, se hallan en partes de los ríos Cares, Tremor, Boeza, Sil, Los Barredos, Cúa, Burbia, Valcárcel, Órbigo, Valderaduey y Esla. Los estudios del Geominero también concluyen que las principales causas de inundación en León son los excesos de precipitación, los deshielos, los movimientos de ladera (represamientos), la rotura de presas o la urbanización de áreas extensas.

Más de 30 pueblos sufren el riesgo de graves avenidas
Comentarios