martes 02.06.2020
La Bañeza

El personal de Mensajeros de la Paz denuncia el abandono a los residentes

El Defensor del Paciente ha llevado la querella a la Fiscalía Superior de Castilla y León
Una de las últimas desinfecciones realizadas por la UME en la residencia Mensajeros de la Paz. DL
Una de las últimas desinfecciones realizadas por la UME en la residencia Mensajeros de la Paz. DL

Tras vivir una situación crítica a causa del Covid-19 a mediados del mes de marzo pocos días después de que el Gobierno decretará el estado de alarma, la residencia de Mensajeros de la Paz en La Bañeza ha tenido que lamentar —según los últimos datos facilitados por la entidad a este periódico el 21 de abril— el fallecimiento de 72 de sus residentes, de los cuales 10 fueron confirmados a causa del coronavirus —sin poder comprobar si algunas de otras muertes fueron debidas a dicho virus porque no se les pudo realizar el test—.

Una crisis sanitaria que el personal de la residencia que dirige la onegé del padre Ángel no ha querido dejar pasar por alto «ante el abandono y la falta de protección por parte de Mensajeros de la Paz desde que estalló esta situación». Por ello, han acudido al amparo de la asociación de El Defensor del Paciente para presentar una denuncia contra la onegé a la que acusan de un delito contra la salud de los sanitarios y de los residentes con resultado de muerte.

La denuncia

Acusan a la onegé del padre Ángel de un delito contra la salud con resultado de muerte

Una querella que ha sido presentada por El Defensor del Paciente ante la Fiscalía Superior de Castilla y León; organismo que ya ha iniciado la investigación para esclarecer los hechos. Una denuncia que cuenta con el testimonio conjunto del personal de la residencia de Mensajeros de la Paz en La Bañeza y en el que se narra la situación desde su origen.

En el testimonio, se recoge —según la información facilitada por El Defensor del paciente a este periódico— que la crisis comenzó a raíz de la llegada de un nuevo residente de Madrid, que viajó en autobús, y que durante sus primeros días estuvo deambulando por la residencia hasta que lo llevaron a una habitación para aislarlo «por precaución, no por el virus». En la puerta de la habitación, dejaron una mascarilla y una bata, que se la pasaban de unas trabajadoras a otras, ya que cada vez iba una trabajadora distinta a atenderle. Tras el paso de los días, este residente empieza a tener fiebre, por lo cual al final se le deriva al Hospital del Monte de San Isidro de León, donde dio positivo por Covid-19 y donde días después fallece. Asimismo, el personal reprocha la falta de material de protección en todo momento.

El personal de Mensajeros de la Paz denuncia el abandono a los residentes