martes 17/5/22
Dos visitantes observan las delicias de uno de los quesos de la provincia.

El 26 Salón de Gourmets, que se celebra desde ayer en Madrid, nota por primera vez este año los efectos de la crisis, con una cantidad algo inferior de expositores, aunque apuesta por seguir adelante y capear las dificultades «a dos carrillos», mostrando al mundo los mejores productos, alimentos y bebidas.

Y es que a pesar de ese ligero decrecimiento reconocido a Efe por el presidente del Grupo Gourmets, Francisco López—Canís, y atribuible sobre todo al menor espacio ocupado por las instituciones, el Salón sigue ocupando tres enormes pabellones de Ifema. Entre estas novedades, infusiones de pacharán como alternativa a esa clásica copita de después de comer, nuevos sabores imposibles de helado, delicadas flores de hibiscus conservadas en licor de rosas o caviar de limón.

También será presentado en el Salón de Gourmets el primer pincho creado por un cocinero español con tres estrellas Michelín, Juan Mari Arzak, para la escudería HRT de Fórmula 1.

Unos 30.000 nuevos productos y bebidas, en total, distribuidos en 1.050 expositores distribuidos en una superficie de 18.300 metros cuadrados que espera recibir a unos 80.000 visitantes, diez veces más que los que recibió la primera edición de este salón hace 26 años.

«Aún con la crisis, la feria está haciéndolo muy dignamente, el Salón está lleno y el programa de actividades es muy intenso», explicó López—Canis, quien calificó de «alentadora» la presencia de esa potencia gastronómica que es Japón, por primera vez representado en esta cita con un pabellón institucional propio.

Como alentador es el número de reuniones de negocios que tendrán lugar estos días en el Salón de Gourmets, alrededor de 1.200.

El Salón de Gourmets capea la crisis con una oferta de 30.000 productos
Comentarios