lunes 01.06.2020

El Gobierno hará 62.400 test aleatorios en toda España para decidir cómo será la desescalada

El Gobierno no descarta que la relajación de las medidas no sea homogénea en todo el territorio nacional
Entrega de comida y alimentos en el Hospital de La Paz. MARISCAL
Entrega de comida y alimentos en el Hospital de La Paz. MARISCAL

El Gobierno quiere tener datos científicos sobre la mesa cuanto antes para decidir cómo, cuándo y dónde empieza a aplicar la desescalada del confinamiento. El Ministerio de Sanidad está ultimando un estudio para hacer un muestreo rápido epidemiológico de la sociedad española con el fin de conocer qué porcentaje real de la población ha pasado ya el Covid-19 y que por tanto tiene anticuerpos, lo que significa, no solo que es inmune, sino que además no puede contagiar a otros.

Este primer estudio, previo al gran mapa del coronavirus que Sanidad quiere tener antes de que llegue el próximo otoño y una posible nueva oleada, se va a basar, según los documentos en los que ya trabajan en el ministerio que dirige Salvador Illa, en realizar test rápidos a una muestra mínima de 62.400 personas, repartidas por 30.000 hogares de toda España.

A estas personas se le someterá a una prueba exprés serológica con kits del millón de test comprados por el Gobierno en China y que, tras ser testados por el Instituto Carlos III, han sido repartidos esta semana entre las comunidades autónomas, que serán las que pongan el personal para desplazarse a los domicilios.

Esos test rápidos miden el nivel de anticuerpos de la persona, o sea si está enferma o si ha pasado la enfermedad. El problema es que estos kits pueden tener una fiabilidad de solo el 64% en los primeros días del contagio por lo que pueden dar falsos negativos. Sanidad ya ha fijado que si la prueba a un ciudadano da negativa será repetida con PCR, los estudios de laboratorio, mucho más lentos, pero que sí que son infalibles.

21 días después El Ejecutivo quiere comenzar con este estudio de campo en los próximos días, pero este martes la jefa de Area del Comité de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, María José Sierra, no quiso pillarse los dedos y aventurar una fecha exacta.

Lo que sí tienen claro los epidemiólogos que han diseñado el estudio es que las pruebas a todos los ciudadanos seleccionados deberán de repetirse 21 días después. Este arco de tiempo deja muy estrecho margen al Gobierno si quisiera desescalar las medidas de confinamiento a partir del próximo 26 de abril, cuando se cumpla la nueva prórroga del estado de alarma.

Los especialistas de Sanidad y del Instituto Carlos III, el centro de referencia epidemiológica del país, están obsesionados con que el estudio sea lo más amplio y, sobre todo, lo más representativo de la sociedad españolas. Por ello, expertos del Instituto Nacional de Estadística (INE) serán los que seleccionen la muestra, sobre todo entre los hogares no han tenido acceso en ningún momento al test y que, de acuerdo a los propios datos oficiales, podrían ser superiores al 80% de los afectados.

En principio, según los planes que aparecen en los documentos consultados por este periódico, no hará falta que hasta los domicilios se desplace personal sanitario porque las pruebas de test rápido pasan por un simple pinchazo en el dedo para extraer una gota de sangre, que se deposita sobre una tira reactiva.

Según los cálculos que el INE ha hecho llegar a sanidad, un equipo de campo, que son los que tienen que proporcionar cada una de las comunidades, puede visitar unos diez hogares al día si no hay contratiempos. El INE estima que movilizando a unos 500 equipos (lo que puede suponer no más de un millar de técnicos) en una semana (considerando laborales los siete días dada la situación de crisis actual) podría hacerse la mitad del trabajo con la visita de unos 15.000 hogares.

Voluntario Como en el caso de las encuestas del INE, la participación en los test rápidos será voluntaria, lo que, según los expertos, no resta validez a los resultados. No obstante, los documentos internos de Sanidad vaticinan que no habrá problema. "El grado de alarma y la incertidumbre sobre la enfermedad hacen prever una altísima tasa de colaboración", afirman los informes oficiales del ministerio de Salvador Illa, que resaltan que todos los participantes deberán firmar un consentimiento, incluidos los padres de los menores.

Los informes del estudio subrayan ya que la difusión del virus no ha sido homogénea a lo largo de la geografía española y de hecho en Sanidad no descartan que las medidas de desescalada del confinamiento, llegado el momento, tampoco lo sean, tal y como apuntó María José Sierra, quien dejó abierta la posibilidad a que la dulcificación de las medidas de restricción de movimientos no se haga a la vez" en todo el país.

Sierra insistió en que los técnicos de Sanidad no lo tienen "nada fácil" a la hora de establecer cómo hacer esa desescalada del confinamiento porque no hay precedentes de una pandemia así. "No tenemos la respuesta", ha admitido la epidemióloga cuando le han preguntado sobre cuáles serán los primeros pasos.

El Gobierno hará 62.400 test aleatorios en toda España para decidir cómo será la...