viernes 05.06.2020

Sanidad se queda sin datos fiables por las diferencias en el método de Cataluña

«Estamos muy cerca de tener el virus en niveles indetectables». Fernando Simón, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), no ocultó este viernes su satisfacción por el hecho de que España encara su cuarta semana de desescalada con una perspectiva «muy favorable» y una «evolución muy correcta», hasta el punto de que —dijo— «nos aproximamos a una fase realmente final» de la pandemia. «Estamos muy cerca de una situación que nos permitiría una actividad prácticamente normal», insistió.

Justo en los días en que los expertos que asesoran a Moncloa en la lucha contra el coronavirus necesitan más datos para valorar los posibles efectos de la desescalada en la propagación del patógeno están recibiendo la información menos fiables y menos completa desde que empezó la actual crisis sanitaria.

La causa es una guerra metodológica que estalló el pasado jueves y que ayer siguió en plena virulencia entre los expertos y la Consejería de Salud catalana a cuenta de la forma de contabilizar los casos tanto de fallecidos como de contagiados. El equipo de Simón se negó a incorporar, hasta comprobar y cribarlas, una avalancha de notificaciones, al parecer antiguas, y que distorsionarían toda la serie histórica. El propio Simón reveló este viernes el enfado del Gobierno central por esta guerra que está privando de informaciones trascendentales a los epidemiólogos. «Nos están sorprendiendo los datos que está facilitando Cataluña. Nos preocupa. Hasta ahora Cataluña estaba comunicando muy bien».

Sanidad se queda sin datos fiables por las diferencias en el método de Cataluña