domingo 22.09.2019
personas con discapacidad en igualdad

Sonrisas y lágrimas por un derecho

Victor Manuel Pérez Gómez, con síndrome de Down, recuperó el voto por la reforma de la ley electoral y Amador Alonso García, con enfermedad mental, tras pelearlo en el juzgado de León .
Amador Alonso García volvió a las urnas y Eva votó igual que siempre. JESÚS F. SALVADORES / DL
Amador Alonso García volvió a las urnas y Eva votó igual que siempre. JESÚS F. SALVADORES / DL

Amador, Víctor Manuel, Rubén... Hasta 1.600 personas con discapacidad intelectual o psíquica estrenaron o recuperaron ayer su derecho al sufragio en la provincia de León. Con muchos nervios y una gran ilusión llegó ayer al colegio público Quevedo de la capital Víctor Manuel Pérez Gómez después de veinte años privado del voto. «El sábado fue un gran día porque cumplí 40 años y hoy puedo venir a votar estoy muy contento», dijo con los sobres y la tarjeta censal en las manos.

Acompañado de su madre y de su hermana, este hombre con síndrome de Down votó en las primeras elecciones tras cumplir los 18 años. En los siguientes comicios se encontró con que no estaba en el censo. Ni él ni ninguna de las personas incapacitadas judicialmente. «Nos aconsejaron que realizáramos la incapacidad para administrar sus bienes, lo que no sabíamos es que eso incluía la prohibición de votar y que no podía salir solo a la calle», explica María Teresa Gómez Floranes.

«Hablé con el juez que le había quitado el derecho, con el fiscal provincial, el Procurador del Común y el Defensor del Pueblo y no hubo manera», subraya. La modificación de la ley electoral. por la Ley Orgánica del 5 de diciembre de 2018, ha derogado las disposiciones de 1985 que excluían del derecho de sufragio a las personas declaradas «incapaces en virtud de sentencia judicial firme, siempre que la misma declare expresamente la incapacidad para el ejercicio del derecho de sufragio» e «los internados en un hospital psiquiátrico con autorización judicial». La medida responde al mandato de la Convención de Derechos de las Personas con Discapacidad, de 2008. Víctor Manuel, cuyo sueño es ser comentarista deportivo, es uno de los usuarios de Amidown León que ayer celebró poder volver a las urnas con los cuarenta años recién estrenados y el regusto del triunfo de su equipo de fútbol favorito en la Liga, el Barça. «Que no nos vuelvan a quitar ningún derecho», subrayó. Abrazos, sonrisas y lágrimas rubricaron su ejercicio ciudadano en un colegio abarrotado. La madre de Víctor Manuel celebró el día por su hijo y por ella misma. «Yo también voto hoy después de mucho tiempo porque hasta ahora votaba lo que me pedía él», comentó.

Inquieto y con satisfacción llegó a su colegio electoral, en el Centro de Idiomas del Parque San Francisco, Amador Alonso García. «Me quitaron el derecho por ser enfermo mental y estar incapacitado y lo he conseguido recuperar», explicó. Amador reclamó ante el juzgado la modificación de su sentencia de incapacidad para que le reintegraran el derecho al sufragio. Y lo consiguió poco antes de que se modificara la ley electoral.

«Estoy muy contento porque ahora todos los incapacitados tenemos el derecho de sufragio pasivo», señaló. Crítico con una campaña electoral en la que ha oído muchas «sandeces, burradas y cosas que no vienen a cuento en política» mostró su voto.

El problema que más le preocupa es «la pensión, que la tengo pequeña», dijo sin tener que pensarlo. «Cobro 420 euros mensuales y no estoy en condiciones de trabajar por mi enfermedad mental», recalcó. Amador es usuario de Alfaem Salud Mental León y reside en uno de sus pisos supervisados.

Sonrisas y lágrimas por un derecho
Comentarios