miércoles 16/6/21
Sucesos

Atracan el BBVA de Cuatrovientos y huyen con más de 200.000 euros

Los ladrones maniataron a los dos empleados y se dieron a la fuga en el coche de la directora
La oficina atracada en la avenida de Galicia de Cuatrovientos, poco después del suceso. L. DE LA MATA

Entraron con la cara cubierta por mascarillas y gafas de sol, llamaron a la puerta de cristal de la entidad bancaria y cuando los dos empleados los vieron hicieron ademán de sacar un arma para que les abrieran la puerta. Una vez dentro, y sin mostrar en ningún momento ningún arma de fuego, intimidaron a la directora de la sucursal —la oficina del BBVA en la avenida de Galicia de Cuatrovientos— y la obligaron a abrir la caja fuerte, de donde podrían haberse llevado, según fuentes próximas a la investigación, «más de doscientos mil euros». Después vaciaron el bolso de la directora en una mesa, le cogieron las llaves de su coche y tras maniatarla y dejarla en el suelo junto al otro empleado de la sucursal se dieron a la fuga en el vehículo robado.

Así se desarrolló ayer el atraco a la oficina bancaria de la que hablaba todo el barrio de Cuatrovientos, en la periferia de Ponferrada. Una operación que requirió una planificación previa por parte de sus dos autores y que movilizó a patrullas de la Policía Nacional, de la Guardia Civil y de la Policía Municipal en busca del automóvil robado.

Fue una vecina de Cuatrovientos la que dio la voz de alarma. Se disponía a sacar dinero del cajero automático cuando descubrió, al otro lado de la puerta de cristal, el cuerpo maniatado de uno de los empleados. Eran las ocho y veinte minutos de la mañana, y según cuentan quienes escucharon su relato poco después en la cafetería situada al otro lado de la avenida de Galicia donde trató de calmar sus nervios, marcó el número 112 para avisar a la Policía. Cuando las primeras patrullas llegaron a la entidad bancaria se encontraron con la caja fuerte saqueada. A media mañana, la oficina cerrada al público bullía de actividad con agentes de la policía, la directora y personal del BBVA realizando el arqueo de la caja. «Estamos bien», le dice al periodista que ha llamado con los nudillos a la misma puerta de cristal una mujer trajeada y con aspecto de hacerse cargo de la situación, asomada al umbral junto a la directora de la entidad. «Pensábamos que eras un cliente y veníamos a decirte que está cerrado». Da las gracias y vuelve a su trabajo. Para entonces, los agentes encargados de la investigación buscaban el vehículo robado —la Subdelegación del Gobierno no facilitó una descripción— revisaban las grabaciones del banco y las de la gasolinera vecina y rastreaban la entidad en busca de huellas.

La Policía mantiene abiertas varias líneas de investigación para comprobar si existe alguna relación con los últimos atracos en otra gasolinera de la misma avenida de Galicia o en otra entidad bancaria de Toral de los Vados donde reventaron un cajero. El modus operandi no coincide, en cualquier caso, y los agentes sospechan que los atracadores de la sucursal del BBVA llevaban un tiempo vigilando la entidad para realizar el atraco en el momento más favorable.

La Subdelegación confirmó que ninguno de los dos empleados resulto herido ni lesionado durante el suceso.

Atracan el BBVA de Cuatrovientos y huyen con más de 200.000 euros