lunes 18.11.2019

‘Bierzines’ como moneda de cambio

El nuevo medio de pago social del Bierzo cumple seis meses intentando hacerse un hueco en la economía con medio centenar de usuarios y cien productos.
‘Bierzines’ como moneda de cambio

La comarca del Bierzo tiene su propia moneda local desde hace poco más de medio año y suma más de medio centenar de usuarios, que emplean los llamados bierzines en la compraventa de más de un centenar de productos y servicios. Una ecored, una economía alternativa que «pelea» para hacerse un hueco en el día a día de todos los bercianos, especialmente en estos tiempos de crisis en los que la mayoría de las personas cuentan con menos recursos. «Tú puedes tener mucho que ofrecer pero que la gente no disponga de medios para comprarlo, o viceversa, hay cosas que te interesan y que comprarías pero no tienes medios económicos para hacerlo pero si capacidad para realizar algo a cambio de eso», explica el administrador de la Ecored Bierzo, Pep Escudero.

   Una divisa «inmaterial» que tiene que darse a conocer porque, reconoce Escudero, «en una ecored de este tipo lo más importante e interesante es que haya el máximo de gente, porque así habrá más productos, más servicios y, por lo tanto, más posibilidades de generar esos intercambios». Ésa ha sido la asignatura pendiente en estos primeros pasos de una economía basada en bierzines, lograr una mayor difusión de su proyecto y de cómo funciona la ecored berciana. «No se conoce aún lo suficiente, tenemos que aprender cúal es la mejor forma de darla a conocer todo lo que sea necesario, aunque es verdad que hubo un momento en el que entró y se apuntó mucha gente, ahora hay un cierto estancamiento», destaca.

   Desde comprar miel, productos cosméticos, vino, pimientos, huevos caseros, galletas o refrescos hasta contratar un trabajo de traducción, recibir clases de reiki, alquilar una furgoneta, una plaza de garaje o una finca con invernadero. Estos son algunos de los productos y servicios a los que tienen ya acceso los usuarios de la moneda creada por Ecored Bierzo, que es un grupo integrado en el Sistema de Intercambio Comunitario, que responde a las siglas CES (Community Exchange System). «Es una red que funciona a nivel mundial, que funciona muy bien y que ofrece un sistema sencillo e informatizado para permitir estos intercambios de productos y servicios entre personas vinculadas a un mismo territorio», explica Escudero.

   Así, poco a poco ya se puede ver el cartel de «Aquí aceptamos bierzines» en algunos establecimientos o mercados, como es el caso de Liliana, que vende seitán casero elaborado de forma artesanal dentro de esta iniciativa social y también otros productos de agricultura ecológicos, la mayoría de productores locales, todos los miércoles y sábados en El puestín del mercao. Ella forma parte de esta ecored por una cuestión de «conciencia» y está convencida que estos intercambios «despegarán» una vez que haya más usuarios que ofrezcan productos de primera necesidad. También estos días en la capital berciana, que celebra las fiestas de la Encina, podía verse ese cartel en alguno de los expositores de jóvenes creadores de la plaza Fernando Miranda.

   Desde este colectivo creen que ese aspecto «físico» del intercambio hay que trabajarlo más, para que la gente vea y sea consciente de cómo funciona y por ello se plantean la posibilidad de realizar un mercado para los miembros de la ecored, aunque fuera sólo una vez al mes. Una de esas oportunidades para difundir su proyecto será el primer fin de semana de noviembre en la feria de la Asociación de Turismo y Desarrollo del Bierzo Alto (Atudebial), que este año se celebrará en Bembibre. Un encuentro que abordará en una mesa redonda el funcionamiento de la ecored y de este tipo de economías diferentes y cuyos artesanos, «si no todos la mayoría», aceptará el pago en moneda local.



Así funciona

Todos los usuarios de esta red deben inscribirse en la Ecored Bierzo a través de la página web del CES (https://www.community-exchange.org) —allí se busca España y en el listado se selecciona la red berciana— y ofrecer algo, tanto productos como servicios, y marcar un precio en bierzines o combinando moneda social y euros. Ambas divisas son equivalentes (un bierzin igual a un euro), se mantiene así la esencia del dinero como medio de intercambio pero no genera valor por si mismo, no existe físicamente sino que es simplemente un sistema de contabilidad informatizado en el que cada usuario tiene una cuenta abierta con un saldo fluctuante en función de los bienes o servicios que preste o consuma.  De esta manera hay dos formas de empezar a utilizar la ecored y obtener moneda social. Una opción es comprar ‘bierzines  (ese dinero es utilizado para el mantenimiento de la infraestructura de la ecored) y la otra es optar por un «endeudamiento» inicial, un saldo negativo que se va reponiendo a medida que el usuario vende sus productos y servicios.

   Para Pep Escudero, este tipo de intercambios forman parte de la cultura y las raíces leonesas y pone como ejemplo las llamadas veceras (turnos que hacían en los pueblos los pastores para sacar a pastar a los rebaños, que se establecía en función del tipo de ganado y el número de cabezas) y facenderas (trabajo común).

‘Bierzines’ como moneda de cambio