lunes 19/10/20
Universidad

El Campus abre un curso marcado por la pandemia pero fiel a lo programado

Tesouro defiende que si el centro universitario de Ponferrada «es fuerte» hace grande a la ULE
Autoridades participantes en el acto de apertura. ANA F. BARREDO

Alrededor de 600 alumnos —el período de matriculación continúa abierto— iniciaron ayer de manera oficial el nuevo curso académico en el Campus de Ponferrada de la Universidad de León. Oficial porque se celebró el acto solemne de apertura, presidido por el vicerrector de Profesorado de la ULE, Miguel Ángel Tesouro. «Un Campus de Ponferrada fuerte hace más grande a la Universidad de León», defendió. Y en gran medida —dijo— esa fortaleza depende del número de alumnos. Por eso, uno de los objetivos prioritarios es incrementar esa cifra.

«Tenemos que esforzarnos para dotar al Campus de una vida social universitaria que sea atractiva para los estudiantes», consideró Tesouro. Para conseguirlo, el vicerrector apuntó a la necesidad de «desarrollar actividades solidarias, culturales, deportivas y de ocio»; así como «favorecer la creación de asociaciones que colaboren en crear un campus más activo y socialmente responsable».

Cada inicio de curso sirve para hacer balance de retos y en materia de infraestructuras también hay camino de andar. En este sentido, el vicerrector de Profesorado reconoció que «se necesita muchas mejoras en los distintos edificios y en el entorno y dotación de equipamiento para aulas y laboratorios». De momento, un paso al frente será la reapertura del aulario, sin olvidar otros logros en materia de infraestructuras, como la próxima apertura de la Clínica Universitaria de Podología.

La futura residencia universitaria es uno de los debes que se apunta la Universidad de León para con Ponferrada en lo que a infraestructuras se refiere. De ello hablaron tanto el vicerrector, que aseguró que el objetivo es hacerla realidad «en el menor tiempo posible», y el alcalde de Ponferrada. Olegario Ramón recordó que la pelota está ahora en el tejado de la Junta de Castilla y León, para poder desafectar de su uso educativo actual el edificio de la Escuela Hogar. El regidor también aseguró que sigue abierta la posibilidad de buscar una ubicación alternativa si la idea original no prospera, sin que de momento se hayan puesto alternativas sobre la mesa.

En el plan de fortalecimiento del Campus no solo para ganar alumnos, sino también para fijar plantilla propia, es fundamental —dijo el vicerrector— seguir impulsando la actividad investigadora y abriendo el centro universitario a la sociedad y al mundo empresarial. También la internacionalización del mismo juega un papel destacado en este sentido.

La huella del coronavirus

La pandemia no solo ha marcado el inicio del curso académico, sino que también ha sido el tema central de la lección inaugural que, este año, corrió por cuenta de la profesora de Enfermería Elena Fernández. ‘Año 2020. Adaptándose a la pandemia. Papel de las emociones’ fue el título de una ponencia en la que se abordaron «la graves implicaciones socioeconómicas y psicológicas» de la pandemia.

«Esta situación pondrá a prueba la capacidad de adaptación de todos los individuos. Si la adversidad es bien manejada, su resultado puede ser positivo o neutral y los individuos se moverán hacia el polo de la salud. Sin embargo, si la adversidad no es bien gestionada, la persona se moverá hacia el polo de la enfermedad».

Premios extraordinarios

En el acto de apertura del curso académico se entregaron los premios extraordinarios de fin de carrera y de máster del curso 2018-2019. Los premiados fueron Alba Arias (Premio Extraordinario de Fin de Carrera de Enfermería), Marcos Rodríguez (Premio Extraordinario de Fin de Carrera d Ingeniería Forestal y del Medio Natural), Daniel Vecín (Premio Extraordinario de Fin del Máster Universitario en Geoinformática) y Tamara San Edmundo(Premio Extraordinario de Fisioterapia).

El Campus abre un curso marcado por la pandemia pero fiel a lo programado
Comentarios