lunes 23.09.2019

Carucedo pide cien mil euros a la UE y Endesa para recuperar el lago

El plan busca acabar con los vertidos del saneamiento y la invasión de carpas y tortugas .
Carucedo pide cien mil euros a la UE y Endesa para recuperar el lago

cARLOS FIDALGO | PONFERRADA

Llegaron las carpas y los cangrejos. Y se comieron las algas. Sin las algas de siempre, el lago generó más fitoplanctón. Y empeoró hasta el punto de que hay días, cuenta el alcalde de Carucedo, Alfonso Fernández, que tiene que prohibirse el baño en el lago nacido de la explotación de la antigua mina de oro romana de Las Médulas; sesenta hectáreas de superficie con una profundidad máxima de nueve metros y medio en el llamado pozo de Santa Mariña.

Llegaron los patos. Llegaron las tortugas de Florida, animales domésticos de esos que se regalan en Navidad y que a los dos meses terminan en la orilla de lugares como el Lago de Carucedo, tortugas que han cambiado el ecosistema de uno de los espacios naturales más singulares del Bierzo. Porque llegaron ellos y se están yendo las aves que siempre habitaron en las orilla; las garzas reales y los somormujos, las fochas (que los vecinos de Carucedo llaman negrelos) las gallinejas de agua, los rascones. los avetorillos, el hermoso zapullín negro y los ánades azulones. Pero el lago de Carucedo tiene otros problemas. Los que causan los desagües del saneamiento. Y en su entorno se han visto visones americanos, soltados de una granja en Lugo por activistas hace unos años, cuentan en uno de los restaurantes próximos.

El diagnóstico sobre la enfermedad de la laguna del paraje de Las Médulas lo ofreció esta primavera en una charla en el Museo de la Energía el ecólogo de la Universidad de León Eloy Becares. Y su estudio es ahora la base de un proyecto que impulsa el Ayuntamiento de Carucedo para invertir cien mil euros en la limpieza y el dragado del lago, tras la retirada de los desagües del saneamiento, y en la recuperación del ecosistema original introduciendo especies autóctonas como la anguila, que se pueden alimentar, por ejemplo de los cangrejos invasores. El Ayuntamiento quiere presentar este mismo año la memoria económica ante la Unión Europea para lograr que los fondos comunitarios financien entre el cincuenta y el setenta y cinco por ciento del presupuesto. Para el resto, el alcalde confía en involucrar a empresas como Enel-Endesa que tiene infraestructuras cerca, y a administraciones superiores que respalden la idea como la Junta de Castilla y León.

«Con el proyecto en marcha este año, para el 2020 estaría listo el dragado y habría empezado la recuperación lenta del ecosistema con la suelta de anguilas», contaba ayer Alfonso Fernández a la orilla del lago, en un día nuboso y frío, convencido además de que toda la laguna es uno de los atractivos turísticos de la zona, incluso con la invasión que sufre de tortugas de Florida.

Fernández recuerda que existe desde el año 2008 un plan de saneamiento que la Junta no acaba de ejecutar y el proyecto para el lago es una buena oportunidad para ponerlo en marcha. En la charla de Becares, cuenta, representantes de la propia Junta, de los agentes medioambientales y la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil estuvieron de acuerdo con el diagnóstico y las medidas que propone el ecológo. Ahora falta el dinero de Europa, insiste Fernández, veterinario de profesión y amante de los pájaros, a los que escucha y distingue a la perfección en la orilla del lago desde hace cuatro décadas. «Llevo cuarenta años contando los pájaros. Ha llegado a haber un millar y ahora hay cuatro», cuenta. Y mientras el periodista regresa al coche se escucha un canto muy tenue. «Eso que canta es una curruca capirotada», le dice el alcalde.

Carucedo pide cien mil euros a la UE y Endesa para recuperar el lago