sábado 23/1/21
Proyecto

Ciuden avala un plan para la Gran Corta más allá de la restauración

Así se lo ha trasladado a Tragsa, que está a punto de presentar el proyecto
El proyecto de restauración se hará sobre las 700 hectáreas de la Gran Corta. L. DE LA MATA
El proyecto de restauración se hará sobre las 700 hectáreas de la Gran Corta. L. DE LA MATA

Mientras el Bierzo y, principalmente, Fabero aguardan conocer de qué forma la empresa Tragsa invertirá los 35 millones de euros consignados a la restauración de las 700 hectáreas de terreno que conforman la Gran Corta, el director de la Fundación Ciudad de la Energía (Ciuden), Arsenio Terrón, defiende la necesidad de acometer un proyecto que vaya más allá de la mera restauración ambiental y permita hacer de la explotación a cielo abierto un elemento dinamizador del territorio. De esta forma, la Ciuden se alinea con el Aula Paleobotánica de Fabero y el propio Ayuntamiento, aunque reconociendo la dificultad por la envergadura de la explotación y porque hay que conjugar intereses de varias partes.

La Fundación Ciudad de la Energía ha asesorado técnicamente a Tragsa en la fase previa a la redacción del proyecto que la empresa está a punto de presentar y, en esta labor, ya ha dejado clara cuál es su postura. «Yo soy un convencido de la importancia de abordar este proyecto de tal modo que no sea una restauración ambiental al uso. Insistimos muy mucho en recuperar, todo lo que sea posible, la parte paleobotánica, porque entendemos que va a ser una fuente de visitas generadora de recursos. Hemos insistido también en que debiera dejarse una parcela para instalar en ella un vivero para producir la planta que luego se va a emplear en la propia restauración», aseguró el director general de la Ciuden, Arsenio Terrón. Otro de las opciones defendidas por la Fundación es la de destinar «alguna superficie a fines lúdicodeportivos».

A la espera

El Ayuntamiento de Fabero y la juntas vecinales están a la espera de conocer el proyecto

En todo caso, Terrón insiste en que son propuestas que la Ciuden hizo en base a las ideas recogidas de los agentes involucrados, pero «nosotros no tenemos capacidad para decidir qué es lo que va a hacer y qué no».

De momento, ni el Ayuntamiento de Fabero ni las juntas vecinales propietarias de los terrenos han visto el proyecto diseñado por Tragsa, tal y como explica la alcaldesa, María Paz Martínez. Están a la espera, al igual que los integrantes del Aula Paleobotánica, especialmente involucrados en la defensa de la Gran Corta como un complejo museístico, turístico y de ocio que transcienda el plano de la restauración ambiental. De hecho, ha presentado un proyecto integral de algo más de medio millón de euros que contempla tres grandes bloques: Un museo a cielo abierto del Carbonífero, el Aula Paleobotánica y la creación de un parque temático, natural y de ocio. Sobre cuántas de sus ideas ha tenido Tragsa en consideración, nada saben en el Aula Paleobotánica, aunque sospechan que no demasiadas a tenor de las últimas conversaciones mantenidas con representantes de la empresa.

Opciones de Ciuden

Recuperar la parte paleobotánica, instalar un vivero y destinar superficie a fines lúdicos y deportivos

El director de la Ciuden, por su parte, se muestra convencido de que Tragsa tratará de dar respuesta a todas las ideas, aunque «hay intereses contrapuestos». «Hay varios afectados que hacen propuestas que no son posibles, ya que si tienes en cuenta unas, dejas de lado otras», afirma Arsenio Terrón, explicando que tanto la Confederación Hidrográfica Miño-Sil como la Junta de Castilla y León tendrán mucho qué decir en lo que se puede y no se puede hacer.

«Hay que entender que es un proceso complejo, son 700 hectáreas. No hay ninguna restauración de tal tamaño, tan complicada y en la que haya tantos intereses a tener en cuenta. También el montante económico será muy grande y, durante el período de ejecución, generará una empleabilidad importante. En este sentido, los agentes implicados tienen que insistir en que la mayor parte del empleo posible sea de gente de la zona. Ese debe ser uno de los requisitos», dijo.

Ciuden avala un plan para la Gran Corta más allá de la restauración